Se alistaba para ir a la graduación de su hija en el kinder cuando lo citaron y le dispararon

 16 diciembre, 2014

Un comerciante identificado como Didier Díaz Rodríguez, de unos 34 años, falleció la tarde de este martes al recibir dos disparos en la localidad de Cerros, unos 12 kilómetros al norte del centro de Quepos, Puntarenas.

De acuerdo con Carlos Martínez, delegado de la Fuerza Pública en la zona, a eso de las 3:18 p. m. recibieron una alerta por un hombre herido de arma de fuego, pero al llegar al sitio, la unidad 852 de la Cruz Roja ya había declarado fallecido a Díaz.

El hombre presentaba los impactos en el tórax y quedó tendido boca arriba en la acera, a escasos 25 metros de su casa.

Según Manuel Díaz Pérez, padre del fallecido, Didier se preparaba para asistir a la graduación de su hija en el kinder de la localidad, cuando recibió una llamada telefónica de un conocido que le pedía ¢5.000 prestados. El hombre que lo llamó le dijo que lo esperaba en un local cercano, donde funciona una máquina tragamonedas.

Los agentes del OIJ recogieron indicios en el lugar y, a eso de las 6:05 p. m. levantaron el cuerpo.
Los agentes del OIJ recogieron indicios en el lugar y, a eso de las 6:05 p. m. levantaron el cuerpo.

Cuando Didier llegó, dos sujetos que viajaban en sus respectivas motocicletas, abrieron fuego y le provocaron las heridas mortales.

El joven trabajaba en comercio de insumos agropecuarios que compraba para revender en la zona de Cerros.

El papá de la víctima dijo a la Policía que días atrás, Didier tuvo unos problemas con lugareños, ya que les reclamó por el robo de la cosecha de maíz que entre los dos habían sembrado.

Esa vez le dieron varios golpes en la cabeza y lo amenazaron de muerte.

El caso quedó en investigación por parte de agentes judiciales que, a las 6:05 p. m., procedieron con el levantamiento del cuerpo y su posterior remisión a la Medicatura Forense.

De momento no hay detenidos.