Ladrones robaron ¢9,8 millones de dos cajas fuertes en agencia de Teledólar en Alajuela luego de asaltar salón de belleza

Por: Diego Castillo 15 diciembre, 2015
Unos ladrones sacaron ¢9,8 millones de dos cajas fuertes en una agencia de Teledólar en San Rafael de Alajuela. Imágenes con fines ilustrativos.
Unos ladrones sacaron ¢9,8 millones de dos cajas fuertes en una agencia de Teledólar en San Rafael de Alajuela. Imágenes con fines ilustrativos.

Cuatro robos dejaron pérdidas por más de ¢16 millones a tres comercios y al dueño de una vivienda. Los hechos ocurrieron en Alajuela, Heredia y Alajuelita respectivamente en la mañana de este martes.

Unos asaltantes, aún sin identificar, hicieron un hueco en el techo de un salón de belleza en San Rafael de Alajuela para poder ingresar al negocio cuando se encontraba cerrado durante la madruga.

Los sujetos se metieron al salón y sustrajeron ¢2,5 millones en productos de belleza tales como planchas para cabello, champús y químicos, indicó el Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

A la par del salón de belleza, se encuentra una agencia de Teledólar, por lo que los ladrones aprovecharon para realizar un hueco en la pared e ingresar al local de remesas, donde abrieron dos cajas fuertes, al parecer con el uso de acetileno. De las cajas fuertes se llevaron ¢9,8 millones.

A las 8 a.m., dos hombres armados habían ingresado a un negocio de cosmética Zermat en el centro de Heredia. Los asaltantes amenazaron con las armas de fuego al guarda y a los empleados del negocio, los amarraron y los llevaron al segundo piso. De ese lugar, se llevaron ¢1,4 millones, el revólver del guarda y un radio de comunicación.

El OIJ está investigando los cuatro casos para intentar identificar y capturar a los culpables.

En Concepción de Alajuelita, tres hombres vestidos con camisetas celestes, parecidas a las que utilizan los funcionarios del AyA, engañaron al propietario de una vivienda para robarle.

Los sospechosos se presentaron como trabajadores de Acueductos y Alcantarillados (AyA) a eso de las 10 a. m., por lo que el dueño de la casa los dejó pasar. Una vez adentro, le indicaron que se trataba de un asalto, la víctima puso resistencia, a lo que uno de los asaltantes respondió golpeándolo con la cacha de su arma. Los sujetos amordazaron al propietario y se robaron ¢2,5 millones en efectivo, además de dos celulares.