Por: Katherine Chaves R. 11 septiembre, 2016
El camión fue abandonado en un camino solitario de San Jerónimo de Moravia, a unos siete kilómetros de donde fue interceptado.
El camión fue abandonado en un camino solitario de San Jerónimo de Moravia, a unos siete kilómetros de donde fue interceptado.

Un grupo de asaltantes robó ¢260 millones de un camión remesero, propiedad de la empresa GSI, a eso de las 8:30 a. m. de este domingo.

Según el Organismo de Investigación Judicial (OIJ), los malhechores interceptaron el vehículo cuando este transitaba por el parque de Guadalupe.

Las primeras investigaciones indican que en el camión remesero viajaban tres custodios. En apariencia, dos de ellos se bajaron en un local comercial de Guadalupe para hacer una diligencia personal.

Como el conductor del vehículo, cuya identidad no trascendió, no encontró un lugar para estacionar, decidió dar una vuelta por la zona.

En ese momento, fue interceptado por unos asaltantes que viajaban en un carro, color beige.

Por razones que se desconocen, los ladrones pudieron abrir una puerta del camión. Dentro del camión, amordazaron al conductor y uno de los malhechores condujo hasta una calle solitaria en San Jerónimo de Moravia; los otros sujetos los "escoltaron" en el vehículo liviano.

En ese sitio, pasaron las tulas (bolsas de dinero) al carro, color beige, y huyeron.

Trascendió que los vecinos de la zona alertaron a las autoridades al ver el camión remesero, dado que esa no suele ser ruta para estos vehículos.

En paralelo, apenas los custodios salieron del local comercial y no observaron el camión, se comunicaron con sus superiores.

Al llegar al sitio, la Cruz Roja revisó al chofer, quien solo tenía un golpe en la cabeza. No requirió traslado a ningún centro médico.

Etiquetado como: