Fallecido también usaba pantimedia en la cabeza para evitar ser identificado

Por: Carlos Láscarez S. 29 abril, 2015

Siquirres. Un sujeto que usaba una peluca de afro y pretendía asaltar un supermercado, falleció antenoche en la Clínica de Siquirres, luego de que se enfrentó a balazos con la Policía, confirmó el Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

La balacera ocurrió a las 8:30 p. m., fuera del súper Chinito, situado frente al Registro Civil de Siquirres, Limón.

El fallecido fue identificado como de apellido Núñez, de 33 años, quien meses atrás laboraba como guarda privado, antes de que fuera despedido.

La tranquilidad reinaba ayer en el Súper Chinito, situado frente al Registro Civil. | ALEJANDRO NERDRICK
La tranquilidad reinaba ayer en el Súper Chinito, situado frente al Registro Civil. | ALEJANDRO NERDRICK

Según el OIJ, la víctima ingresó al local y encañonó a un oriental, pero no notó que contaba con una alarma silenciosa, que alertó a la Policía.

Una unidad de la Fuerza Pública con tres oficiales llegó al sitio y corroboró que había un asalto en proceso, por lo que le solicitaron al sospechoso entregarse. Este hizo caso omiso y disparó contra los efectivos, quienes respondieron al fuego y lo impactaron en tres ocasiones.

Pese a estar herido, Núñez caminó unos 75 metros antes de desplomarse. Portaba una pistola de calibre 9 milímetros.

El cruzrojista Robert González, de la sede de Siquirres, manifestó que el paciente presentaba balazos en el tórax, antebrazo izquierdo y fémur izquierdo, por lo que fue remitido en condición grave al Centro de Atención Integral en Salud (CAIS) del cantón.

Allí fue intervenido por varios médicos, pero murió a consecuencia de las lesiones.

Pantimedia y peluca. Una fuente vinculada al caso confirmó que en una grabación se observa al asaltante cuando ingresa a uno de los pasillos y se pone una pantimedia en la cabeza, así como una peluca de afro, antes de intimidar a los presentes. No se descarta que haya participado en otros atracos en los últimos días.

Trascendió que en los últimos dos años, el establecimiento había sido asaltado en varias ocasiones, por lo que habían instalado varias cámaras y alarmas.