Por: Katherine Chaves R. 14 septiembre, 2016
La Policía Judicial allanó una vivienda en Escazú con la finalidad de decomisar evidencia importante para la investigación.
La Policía Judicial allanó una vivienda en Escazú con la finalidad de decomisar evidencia importante para la investigación.

Las autoridades alemanas le abrieron una causa penal a un menor costarricense, de 17 años, por producción y tenencia de pornografía infantil.

La información fue confirmada por la oficina de prensa del Ministerio Público.

Ese adolescente también es investigado en nuestro país por los mismos delitos; no obstante, en este momento, el joven se encuentra en Alemania como parte de un intercambio estudiantil.

La Fiscalía informó de que, por ahora, esperan las acciones que tomarán sus homólogos en Alemania para definir cuál será la ruta en este proceso.

"Aún es muy aventurado definir si vamos a solicitar su extradición. Mucho depende de lo que hagan las autoridades de allá; es decir, si deciden detenerlo. Si lo hacen, pueden decidir deportarlo, lo cual es un trámite más rápido", detalló la oficina de prensa del Ministerio Público.

Sigue en pie. Conforme la investigación se realiza en Alemania, las autoridades costarricenses también continuarán con sus pesquisas.

Actualmente, en Costa Rica, se le achaca la supuesta distribución de más de 500 videos pornográficos.

Según la Policía Judicial, las intervenciones policiales se dieron después de que la Embajada de Estados Unidos los alertara sobre una dirección IP desde la cual se estaba subiendo material pornográfico a Internet.

Por ello, agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) allanó este martes dos casas en Escazú y en Cartago. Ahí, se decomisaron tabletas electrónicas, llaves maya, computadoras, celulares y enrutadores, entre otros.

Todo lo decomisado fue enviado a la Sección de Delitos Informáticos del OIJ para que se realice el respectivo estudio forense.

El delito de tenencia de pornografía infantil es sancionado en el país con penas que van desde seis meses hasta dos años de prisión.