Por: Carlos Láscarez S. 21 agosto, 2014

Guácimo. Un menor de 17 años permanecía ayer grave en el Hospital Calderón Guardia, adonde fue trasladado luego de que recibió dos balazos en la cabeza y dos en los hombros, confirmó la Policía.

El ataque se registró a las 10:55 a. m. en la parada de autobuses de Guácimo, cuando dos hombres que viajaban en una bicicleta montañera dispararon varias veces contra el muchacho.

Tras dispararle, los individuos huyeron por una calle paralela a la parada, por lo que fueron observados por testigos.

Solís será sometido a pruebas de residuos de pólvora. | RÉINER MONTERO
Solís será sometido a pruebas de residuos de pólvora. | RÉINER MONTERO

Mientras se alejaba del lugar, uno de los sujetos habría lanzado el arma utilizada, la cual fue buscada minutos después por policías de la zona, pero no la hallaron.

Hernán Arce, jefe de la Fuerza Pública de Guácimo, aseguró que cuando efectuaban el operativo para localizar el arma, recibieron información acerca de que un sujeto se había ocultado en una casa.

“Según versiones, este caso ocurrió por algún tipo de venganza, ya que al herido le achacan haber matado a un familiar de uno de los que dispararon”, afirmó Arce.

Una vez que la propietaria autorizó el ingreso de los oficiales a la vivienda, fue capturado un hombre de apellido Solís, de 20 años. Este tiene antecedentes por los delitos de portación ilegal de arma y agresión con arma de fuego.

En el corredor de la casa, la Policía halló un cuchillo de cocina de 10 pulgadas de hoja y debajo de una silla plástica una camiseta blanca que, al parecer, vestía el sospechoso en el momento en que el menor fue atacado.

Se cree que se trataría de un revólver calibre 38, pero las autoridades no hallaron casquillos.