Sucesos

Testigo escuchó cuando psicóloga clamaba para que llamaran al 9-1-1

Actualizado el 06 de junio de 2014 a las 09:30 am

Empleados del lavacar llamaron es dos ocasiones a la policía para alertar sobre los rastros de sangre en el vehículo

Sucesos

Testigo escuchó cuando psicóloga clamaba para que llamaran al 9-1-1

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ayer a las 12:20 p. m., una fiscala y agentes del OIJ llegaron a Punta Mala, Parrita, en un helicóptero de Seguridad Pública.  | JORGE UMAÑA
ampliar
Ayer a las 12:20 p. m., una fiscala y agentes del OIJ llegaron a Punta Mala, Parrita, en un helicóptero de Seguridad Pública. | JORGE UMAÑA

Una extranjera que estaba durmiendo en la casa de la psicóloga Ana Patricia Delgado Castro, en Bebedero de Escazú, cuyo cuerpo apareció este jueves en Punta Mala de Parrita, escuchó una discusión entre ella y su hijo y la solicitud de que se llamara al 9-1-1.

Así lo confirmó, Francisco Segura, director del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), quien explicó que cuando la extranjera iba a llamar al 9-1-1, el hijo de  Delgado entró al cuarto y le dijo que no se metiera en la situación.

"La extranjera opta por irse donde unos familiares a pedir ayuda. Cuando regresan, se encuentran la escena de la sábana llena de sangre y que no hay nadie en la casa", dijo Segura, durante una entrevista en adn 90.7 FM.

El principal sospechoso de este crimen es el hijo de la mujer, de apellido Badilla, de 27 años.

Segura explicó que la mujer habría muerto por una herida de arma blanca que tenía en el estómago.

"El joven se va y se encuentra a su novia en el camino. Al parecer monta a la psicóloga en la joroba del carro. Se van para Jacó, utiliza las tarjetas de la señora, pasan un par de noches ahí. Para nosotros, el cuerpo fue depositado un día antes de que los encontraramos en la playa. Lo tuvo en el carro dos días. Eso explica el olor del vehículo", manifestó el funcionario.

El jerarca del OIJ añadió de que los sospechosos llevaron el carro a lavar después de que depositaron el cuerpo en la playa.

"Los trabajadores del lugar donde lavaron el carro, llamaron a la policía por los rastros de sangre que encontraron en el vehículo. Luego llamaron una segunda vez porque no les hicieron caso o porque la información no era precisa. Nosotros hicimos las diligencias del caso. Era tal el estado en que se encontraba eso (el vehículo) que no se pudieron lavar todos los indicios", añadió.

El OIJ cree que hijo mató a su madre por un lío familiar.

Mientras tanto, la Fiscalía informó de que a Badilla se le abrió una causa por homicidio calificado, y a su novia, de apellido Martínez, se le atribuye complicidad.

PUBLICIDAD
  • Comparta este artículo
Sucesos

Testigo escuchó cuando psicóloga clamaba para que llamaran al 9-1-1

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Daniela Cerdas E.

daniela.cerdas@nacion.com

Periodista

Periodista en la sección de Sociedad y Servicios. Bachiller en Periodismo de la Universidad Latina. Escribre sobre vivienda, trabajo, municipalidades, Iglesia, niñez y diversidad sexual.

Ver comentarios
Regresar a la nota