Sucesos

Hermetismo reinó en la repatriación de menor

Actualizado el 07 de febrero de 2015 a las 12:00 am

Sucesos

Hermetismo reinó en la repatriación de menor

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
La prensa de Nicaragua no perdió detalle. | CARLOS HERNÁNDEZ

Tablillas. La repatriación del cuerpo del niño, quien murió víctima de golpizas, tuvo como principal característica la negativa a hablar de los familiares del menor y de los funcionarios del Consulado de Nicaragua en Los Chiles, en la frontera norte.

Un allegado a esos parientes dijo que no se sentían en condición de referirse a lo sucedido en Costa Rica y que lo mejor era callar durante algunos días.

A lo anterior se agregan los obstáculos que la Fuerza Pública, dirigida por el comandante José Domingo Cruz, impuso a los periodistas costarricenses.

Pero, al otro lado de la línea divisoria, las autoridades nicaragüenses facilitaron el trabajo de sus comunicadores.

Los dos familiares del niño agredido, quienes vinieron a nuestro país para repatriarlo, bajaron rápidamente del vehículo del Patronato Nacional de la Infancia (PANI), en el que viajaron desde la Morgue Judicial, en San Joaquín de Flores, Heredia, hasta la frontera en Tablillas y, sin decir palabra alguna, se ubicaron en suelo de su país.

Particularmente, una tía del infante fallecido reflejaba una gran tristeza. Dos veces dirigió su mirada al cielo, como pidiendo explicaciones por el calvario que padeció su pequeño sobrino.

Es una mujer de condición humild, que, según el allegado, pidió ayuda económica para venir a Costa Rica.

Cumplido el trámite de repatriación, esa mujer y un pariente, ambos sin identificar, subieron al cajón de un vehículo de la Policía de Nicaragua para dirigirse hasta la ciudad de San Carlos, departamento de Río San Juan.

  • Comparta este artículo
Sucesos

Hermetismo reinó en la repatriación de menor

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota