Sucesos

Policía Turrialba indaga el caso

Finquero desaparece y auto queda con sangre

Actualizado el 19 de octubre de 2013 a las 12:00 am

Sucesos

Finquero desaparece y auto queda con sangre

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El OIJ revisó la propiedad del desaparecido.  | JOSUÉ HERNÁNDEZ.
ampliar
El OIJ revisó la propiedad del desaparecido. | JOSUÉ HERNÁNDEZ.

Turrialba. La Policía investiga el paradero de un finquero identificado como Luis Cordero Navarro, de 68 años de edad, cuyo auto apareció con manchas de sangre.

La desaparición del hombre se reportó la mañana de este viernes en el sector Seis de  Peralta, en Turrialba, provincia de Cartago.

De acuerdo con el informe de la Fuerza Pública, un empleado de Cordero avisó que la casa de su patrón estaba abierta y que había rastros de sangre en la cochera.

Los oficiales dieron aviso al Organismo de Investigación Judicial (OIJ) de la localidad, el cual inició con las averiguaciones.

Horas más tarde, el vehículo de la marca Mitsubishi L200, propiedad del finquero, fue encontrado abandonado en la carretera que comunica a Turrialba con Peralta, en el punto en el que se encuentran el río Torito con río Reventazón.

Las autoridades detallaron que halló una cobija con sangre a la orilla del río Reventazón.

La Cruz Roja de Turrialba realizó una búsqueda por las aguas, con el fin de localizar al hombre, pero no lo encontró.

Pensionado. Los vecinos de la zona relataron que Cordero era un hombre pensionado, que desde hace algún tiempo había adquirido la finca El Laurel, donde vivía solo.

“Don Luis es un señor muy bueno, es trabajador, honrado, él estaba feliz con su finquita, esta situación nos tiene muy preocupados”, mencionó Guillermo Méndez, vecino del lugar.

La Policía comunicó ayer que continuaría la búsqueda usando perros entrenados.

Los agentes judiciales recolectaban evidencias y entrevistaban a los residentes.

  • Comparta este artículo
Sucesos

Finquero desaparece y auto queda con sangre

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota