Sucesos

Auto apareció en cantón de Flores

Cámaras de taller podrían dar pistas de familia perdida

Actualizado el 06 de septiembre de 2014 a las 12:00 am

Vehículo fue abandonado sin placas y dentro solo tenía una sombrilla

Desde el lunes no hay señas de la mujer policía, dos hijas, y su esposo, un exagente

Sucesos

Cámaras de taller podrían dar pistas de familia perdida

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Los agentes del OIJ tomaron muestras en el carro de la familia Blanco Angulo, que está desaparecida. | WILBERTH HERNÁNDEZ.

Los imágenes captadas por dos cámaras de seguridad de un taller podrían revelar pistas sobre el paradero de una familia que está desaparecida desde hace cinco días.

Oficiales de la Fuerza Pública de Heredia encontraron el vehículo ayer, que, al parecer, fue abandonado en el taller Multiservicio Hermanos Espinoza, sector de Llorente, del cantón herediano de Flores.

El carro blanco, marca Suzuki, estaba sin placas, pero en la calcomanía del marchamo se puede observar el número de matrícula y así fue como las autoridades lograron verificar el registro de propiedad, explicó Kathia Chavarría, jefa de la Fuerza Pública de Heredia.

A pesar del hallazgo, todavía se desconoce el paradero de Víctor Blanco Vega, de 32 años, quien fue policía entre el 2001 y el 2013, cuando fue despedido; su esposa Shirley Andrea Angulo Fernández, de 30, quien pertenece a la Policía Turística de Manzanillo (Cahuita) y se encuentra en licencia de maternidad, además de sus dos hijas, de año y siete meses y de tres meses.

“No hay ningún signo de violencia en el vehículo; se encontró una sombrilla nada más”, manifestó Chavarría.

Cámaras. Rodrigo Espinoza, uno de los administradores del taller, alertó a las 9 a. m. de ayer a las autoridades de Heredia luego de que uno de los empleados le preguntara por el auto, que estaba abandonado en las instalaciones.

“Yo vi el carro ayer (jueves). Aquí entran infinidad de carros, no les pongo atención a los que están parqueados”, afirmó Espinoza.

Señaló que él ya había visto en las noticias el caso de la familia Blanco Angulo, por lo que consultó en Internet el número de placa y se alarmó cuando corroboró que, efectivamente, se trataba del mismo vehículo.

“Los videos de seguridad van a enseñar quiénes dejaron este carro aquí”, sentenció.

Un equipo de La Nación que visitó el lugar observó que una de las cámaras del negocio enfoca hacia la calle y otra hacia el portón principal, que resguarda el inmueble.

Según Espinoza, en el taller no existe un control de las personas que ingresan y salen durante el día, ya que a las 6:15 a. m. abren el portón y en las horas laborales no llevan un registro de los clientes.

Debido a eso, varios de los trabajadores dijeron no poder precisar desde qué momento se encontraba el auto en esa propiedad.

Extrañeza. Sin embargo, uno de ellos, Heriberto Salas, aseguró que el vehículo estuvo parqueado allí desde el miércoles en la mañana, aunque dijo que no se explica quién pudo haberlo dejado.

“Cuando vine temprano a abrir el negocio, vi el carro, pero no había nadie cerca y me extrañó porque los vehículos no se quedan aquí”, manifestó Salas.

“Yo les pregunté a todos los trabajadores y nadie sabe lo que pasó; no vieron a personas sospechosas; simplemente apareció aquí”, añadió el mecánico.

Las autoridades del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) tomaron muestras y evidencias que encontraron en el sitio.

Los agentes también decomisaron el carro para hacer un análisis con mayor detalle.

  • Comparta este artículo
Sucesos

Cámaras de taller podrían dar pistas de familia perdida

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota