Sucesos

Policía lo detuvo por asalto a cabinas en Esterillos, Parrita

Cae otra vez en Costa Rica peligroso secuestrador de Boca Tapada

Actualizado el 27 de agosto de 2013 a las 12:00 am

Estuvo preso en el país, que lo repatrió a Nicaragua, donde luego lo indultaron

Sujeto regresó en el 2011 a Costa Rica para trabajar en construcción

Sucesos

Cae otra vez en Costa Rica peligroso secuestrador de Boca Tapada

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Vega fue escoltado ayer por un agente judicial al salir del OIJ de Quepos.
En una entrevista en el 2006,  Vega consideró difícil que el sistema pueda reformar al interno.
ampliar
En una entrevista en el 2006, Vega consideró difícil que el sistema pueda reformar al interno.

Julio César Vega Rojas, quien adquirió renombre cuando en 1996 participó en el secuestro de una suiza y una alemana en Boca Tapada en San Carlos, cayó preso en nuestro país, esta vez, por un asalto a unas cabinas en Esterillos de Parrita, Puntarenas.

La captura de Vega, conocido como Julio Loco, la realizaron el sábado en horas de la noche oficiales de la Fuerza Pública y del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) en Jacó, cantón de Garabito, Puntarenas.

Este individuo, de nacionalidad nicaragüense, que hora tiene 50 años, fue detenido junto a los costarricenses de apellidos Marín y Rojas, ambos de 48 años.

El juez Jefrey Álvarez, del Juzgado Penal de Aguirre y Parrita, le impuso anoche a Julio César Vega, así como a Marín y Rojas, cuatro meses de prisión preventiva por el delito de robo agravado.

El 11 de marzo de 1996, un día antes de ser liberada  Nicola Fleuchaus se besó con Julio César Vega. La foto causó  gran impacto y  recordó el llamado síndrome de Estocolmo, donde la víctima  siente afinidad con el responsable del delito.
ampliar
El 11 de marzo de 1996, un día antes de ser liberada Nicola Fleuchaus se besó con Julio César Vega. La foto causó gran impacto y recordó el llamado síndrome de Estocolmo, donde la víctima siente afinidad con el responsable del delito.

Delito. El hecho que se atribuye a Julio César Vega se produjo el sábado, a las 7 p. m., cuando presuntamente llegó como cliente, junto con los otros dos sujetos a las cabinas La Flor, en Esterillos.

Cuando un empleado realizaba el trámite para darles una habitación, los sujetos sacaron armas de fuego de grueso calibre y amenazaron a los trabajadores y las otras personas que estaban en el lugar.

A todos los amarraron y saquearon el lugar. Se apoderaron de computadoras, teléfonos celulares y dinero en efectivo. El monto de los robado lo estimó la Fuerza Pública en ¢5 millones.

Los asaltantes escaparon en un automóvil marca Hyundai.

Uno de los empleados logró quitarse las amarras y dio aviso a la Policía sobre lo sucedido, por lo que de inmediato se hizo el cierre en varias carreteras.

Precisamente, en un retén colocado en el mirador de Jacó, oficiales de la Fuerza Pública localizaron el carro donde viajaban los sospechosos. En ese momento se produjo un intercambio de disparos.

Vega y Marín fueron detenidos en el lugar, mientras que Rojas escapó, pero fue capturado posteriormente. En el vehículo encontraron parte del botín sustraído, así como varias armas de fuego.

Los individuos fueron sometidos ayer lunes a una diligencia de reconocimiento, donde participaron las personas que estaban en las cabinas.

PUBLICIDAD

Antecedente. Julio César Vega Rojas fue el jefe de un comando que el 1.° de enero de 1996 secuestró en el hotel Laguna del Lago, situado en Boca Tapada de Pital, de San Carlos, a la alemana Nicola Fleuchaus y a la suiza nacionalizada costarricense, Susana Siegfried.

En el hecho participaron otros cuatro nicaragüenses, todos exguerrilleros, que participaron en la frustrada guerra para quitar del poder al Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

Luego de 70 días, el secuestro terminó el 12 de marzo de 1996, cuando familiares y amigos de las víctimas pagaron un rescate de ¢40 millones.

Las mujeres fueron puestas en libertad en Remolinito de Sarapiquí, en la margen costarricense del río San Juan.

Vega, oriundo de ciudad de Darío, departamento de Matagalpa, fue detenido a mediados de abril de 1996 en San Juan del Norte, Nicaragua, y entregado a la Justicia costarricense.

Fue condenado a 30 años de prisión, el 21 de marzo de 1997.

El 28 de mayo del 2007, bajo la Convención Interamericana para el Cumplimiento de Condenas Penales en el Exterior, Julio César Vega fue repatriado a su país para que terminara de cumplir la condena (el 21 de noviembre del 2025 y con los descuentos del sistema penal el 13 de agosto del 2020).

Sin embargo, en el 2011, Nicaragua lo indultó y lo puso en libertad. Ese mismo año, Vega reingresó legalmente a Costa Rica donde estuvo trabajando como peón en una construcción en Curridabat, según la Policía Judicial. Colaboró el periodistaMario Guevara

  • Comparta este artículo
Sucesos

Cae otra vez en Costa Rica peligroso secuestrador de Boca Tapada

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota