Pudo causar incendio que comprometía su vida y la de otras personas

Por: Hugo Solano 28 abril, 2016
Telas, cartones y papeles iban junto a las partes más calientes del carro con el riesgo de que provocaran fuego.
Telas, cartones y papeles iban junto a las partes más calientes del carro con el riesgo de que provocaran fuego.

El conductor de un automóvil trató de burlar a las autoridades policiales al colocar botellas de licor junto al radiador, la batería, el motor y otras partes de la parte delantera del carro.

Fue detenido en el puesto de Kilómetro 35, en el distrito de Guaycará de Golfito, zona sur del país, durante una revisión efectuada por oficiales de la Policía de Fronteras.

Los oficiales también detectaron compartimentos secretos en los asientos del auto, pero lo que más les llamó la atención fue el inusual hallazgo de varias botellas de vodka junto a diversas partes del motor.

Las autoridades llamaron la atención por el riesgo de incendio en que incurren quienes quieren evadir el fisco con acciones como estas.
Las autoridades llamaron la atención por el riesgo de incendio en que incurren quienes quieren evadir el fisco con acciones como estas.

El conductor del vehículo es un libanés naturalizado costarricense de apellido El Hamra, quien procedía de la frontera sur, el cual llevaba cerca de ¢300.000 en diversas mercaderías, entre las que destacan 128 unidades de diversos tipos de licores, tales como ron, cerveza y vodka, además de 48 bebidas energizantes.

Todo lo anterior fue decomisado y puesto a la orden de las autoridades aduaneras.

El comisionado Allan Obando, director de la Policía de Fronteras, declaró que cualquiera de esas botellas pudo haberse quebrado, con el consiguiente riesgo de un incendio, máxime que el conductor había envuelto las botellas en pedazos de cartón.

Obando indicó que en este caso, así como en los que las autoridades detectan pólvora en autobuses y vehículos particulares, la intervención policial, más allá de la evasión de impuestos, está enfocada en la protección de la vida humana.

La acción puso en riesgo la vida del chofer, así como la de terceros en caso de haber ocurrido un incendio en una zona de alto tránsito vehicular.