Mayor impacto podría darse en Caldera, Tárcoles y Palo Seco

Por: Carlos Arguedas C. 14 agosto, 2012
 El domingo 5 de agosto se presentó un fuerte oleaje que afectó a Caldera. La casa de Nury Vargas quedó llena de arena. Según la CNE, esa zona es de alto riesgo. | ANDRÉS GARITA GN.
El domingo 5 de agosto se presentó un fuerte oleaje que afectó a Caldera. La casa de Nury Vargas quedó llena de arena. Según la CNE, esa zona es de alto riesgo. | ANDRÉS GARITA GN.

La Comisión Nacional de Emergencias (CNE) declaró ayer alerta verde (preventiva) para la costa del Pacífico por la posibilidad de que se presente un fuerte oleaje.

La medida rige desde hoy y se extenderá hasta el jueves.

La alerta, comunicó la CNE, pretende que todos los comités municipales de emergencia tomen las medidas necesarias para proteger a quienes viven cerca de la costa.

Para la CNE, los lugares más afectados podrían ser Caldera, en Puntarenas; playa Azul y Corralillo de Tárcoles, en Garabito, y Palo Seco e Isla Damas, en Aguirre.

Las autoridades también hicieron un llamado para que los bañistas y tripulantes de pequeñas embarcaciones extremen las medidas de precaución, especialmente en las salidas de ríos, esteros y playas.

Hace nueve días, otro fuerte oleaje produjo afectaciones en Caldera y en Osa. En un recuento hecho por la CNE se detalló que 25 viviendas quedaron llenas de arena. Además, hubo daños en dos hoteles y dos restaurantes.

Esos inmuebles se encuentran en Caldera y están dentro de la zona marítimo-terrestre. La CNE insiste en que las personas deben salir de ese lugar porque es un sitio calificado de alto riesgo.

Explicación. El Centro de Investigación en Ciencias del Mar y Limnología (Cimar), de la Universidad de Costa Rica, fue la entidad que alertó sobre la presencia de fuerte oleaje a partir de hoy.

Omar Lizano, del Cimar, manifestó que el fenómeno se debe a una tormenta que se presentó frente a las costas de Nueva Zelanda y podría estar llegando al Pacífico de nuestro país a partir de hoy en la madrugada.

El cuadro de pronósticos del Cimar indica que el oleaje podría superar los dos metros, el martes, y de 3,4 metros, el miércoles.

Lizano dijo que, para cuando se presenten esos oleajes, las mareas estarán bajas, lo cual será una ventaja, pero insistió en que habrá que darles seguimiento y tener mucha precaución por la situación generada, la semana pasada, en las costas del Pacífico central.

Para el Cimar, los oleajes tendrán máximos de 20 a 22 segundos de periodo de la ola, que son idénticos al oleaje de rompimiento muy fuerte en las playas, muy similar al que ocurrió el 5 y 6 de agosto pasados.

La CNE recomendó a las familias que viven cerca de la costa mantener la vigilancia y tomar medidas preventivas, especialmente cuando se está en el periodo de las mareas altas, tanto en la madrugada como al mediodía.