Valle Central mantiene la alerta verde por la influencia de la tormenta “Sandy”

Por: Gloriana Corrales 24 octubre, 2012
 El cementerio de Ciudad Cortés, en Osa, resultó inundado tras el desbordamiento de varios ríos de la zona. | ALFONSO QUESADA
El cementerio de Ciudad Cortés, en Osa, resultó inundado tras el desbordamiento de varios ríos de la zona. | ALFONSO QUESADA

San José (Redacción). La Comisión Nacional de Emergencias (CNE) declaró hoy alerta amarilla para la vertiente del Pacífico, a raíz de la influencia indirecta de la tormenta tropical “Sandy” y el sismo que sacudió anoche a la península de Nicoya.

Los comités municipales de emergencias trabajan en conjunto con las autoridades nacionales para evaluar los daños de las regiones Sur y Norte del Pacífico, donde se reportan hoy nuevas familias afectadas, según un comunicado de prensa enviado esta tarde por la comisión.

En Pérez Zeledón se reportan comunidades aisladas en la zona de Savegre por la crecida de los ríos y deslizamientos en caminos rurales, así como en las comunidades de San Josecito, Drake, El Progreso y Banegas, en el cantón de Osa.

Además, en el centro de San Isidro de El General, varias casas resultaron inundadas por el colapso del sistema de alcantarillado.

Según datos de la CNE, en Puerto Jiménez los funcionarios atendieron a unas 40 personas, cuyas viviendas resultaron anegadas. La crecida del río coto también dejó aisladas a las comunidades de Coto 58 y Gorrión.

Por su parte, en Santa Cruz y Carrillo de Guanacaste, se reporta afectación por el incremento en los acumulados de lluvias.

Pese a que no se registran incidentes en el Valle Central, la comisión mantiene la alerta verde.

La tormenta “Sandy” se encuentra sobre el territorio de Jamaica y avanza hacia el norte, con una velocidad de 22 kilómetros por hora.

Sismo no dejó mayores pérdidas. El temblor de 6,6 grados en la escala momento (Mw) que azotó ayer a las 6:45 p.m. a la península de Nicoya, no pasó de un susto para la mayoría de la población del país.

La CNE informó hoy que solo dos viviendas de San Martín de Nicoya y de San José se fracturaron a raíz del movimiento telúrico.

La Caja Costarricense de Seguro Social, el Instituto Costarricense de Electricidad y la Compañía Nacional de Fuerza y Luz indicaron a las autoridades de emergencias que no tuvieron daños en su infraestructura.