Por: David Delgado C. 14 septiembre, 2012
 El Tribunal Penal de Pococí dictó 3 años de cárcel. | REINER MONTERO
El Tribunal Penal de Pococí dictó 3 años de cárcel. | REINER MONTERO

La camerunesa Clemence Kamdem Djimi, de 42 años, fue sentenciada a tres años de prisión, el miércoles en la noche, por sustraer $158.000 de una caja fuerte propiedad de una familia de empresarios en Guápiles, Pococí.

Sin embargo, quedó libre porque ya había cumplido ese tiempo en prisión preventiva en El Salvador y Costa Rica.

La mujer fue condenada en los Tribunales de Justicia de Pococí por el delito de robo agravado y deberá devolver el dinero.

El 25 de octubre del 2008, ingresó a El Salvador con el dinero adherido a diferentes partes del cuerpo. Como no pudo justificar el origen de los dólares, fue sentenciada allá a 2,6 años de prisión por legitimación de capitales, pero cumplió 120 jornadas de trabajo.

El Juzgado Penal de Pococí solicitó a las autoridades salvadoreñas extraditarla en enero del 2009 y cinco meses después la trajeron.

Según la investigación, días antes de ser detenida, la mujer aprovechó un descuido del empresario Ricardo Guerrero, a quien recién conocía, para sustraer el dinero de una caja fuerte.

Guerrero dijo a los jueces que ella se hizo pasar por una inversionista francesa, con interés de hacer negocios en suelo costarricense. “En un descuido, aprovechó la confianza que tenía con nosotros y le dijo a mi hija (10 años) que le diera la combinación de la caja fuerte. Así robó el dinero que días antes el banco nos prestó para construir un hotel, y escapó del país”, señaló.

El empresario explicó que este caso fue desgastante, física, emocional y económicamente, al señalar que su esposa falleció el domingo, tras caer enferma.

Etiquetado como: