Madre del niño resultó herida pero sobrevivió

 12 diciembre, 2015
El árbol de más de 10 metros de altura cayó de repente y golpeó al niño en la cabeza. El grupo, de unos 25 miembros de la Iglesia metodista, quedó consternado.
El árbol de más de 10 metros de altura cayó de repente y golpeó al niño en la cabeza. El grupo, de unos 25 miembros de la Iglesia metodista, quedó consternado.

La caída de un árbol en playa Piñuela de Osa, cobró la vida de Santiago Fonseca Jiménez, un menor de cuatro años.

El niño caminaba de la mano de su madre cuando de manera repentina el árbol cayó sobre ellos a las 12:42 p. m.

La madre del menor, Karla Núñez Jiménez, es vecina de Piedades Norte de San Ramón y había llegado a Uvita de Osa con un grupo de la Iglesia metodista de San Ramón de Alajuela.

El grupo visitó ayer viernes 11 de diciembre a sus hermanos en la fe de bahía Uvita y la mañana del sábado decidieron realizar un paseo a playa Piñuela, donde sobrevino la fatalidad.

Un árbol de "cordoncillo" se desprendió cayéndole encima a parte del grupo. Una rama del mismo golpeó al menor provocándole lesiones en la cabeza que le ocasionaron la muerte en forma instantánea.

El árbol, de más de 10 metros, también golpeó a la madre del fallecido, quién tuvo que ser trasladada en un vehículo particular al hospital Tomás Casas con golpes varios.

Al momento de la tragedia no soplaba viento fuerte, por lo que ninguno de los visitantes imaginó que el árbol iba a desplomarse. Al verlo algunos lograron evadirlo, pero las ramas golpearon a la mujer de unos 23 años y a su hijo.

El grupo tenía previsto regresar mañana a San Ramón.

Agentes del OIJ se hicieron cargo de levantar el cuerpo del menor y remitirlo a la Morgue Judicial.

Etiquetado como: