Tránsito y el OIJ investigan si vehículo circulaba con exceso de velocidad

Por: Carlos Arguedas C. 15 febrero, 2013

Una buseta de la Fuerza Pública invadió una acera y mató a una mujer que, al parecer, se dirigía a un centro médico.

El accidente se produjo poco antes de las 8 a. m. en barrio La Cruz, San José, en la radial que comunica a plaza González Víquez con la carretera de Circunvalación.

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) y la Policía del Tránsito identificaron a la fallecida como Gianitzia María Durán Alfaro, de 40 años de edad.

La víctima era conocida como Yani Durán y trabajaba de gestora de cobro en la Dirección Administrativa y Financiera de la Cámara de Industrias de Costa Rica.

Además, era tesorera de la Junta Directiva de la asociación solidarista de esa organización.

Hecho. Las autoridades informaron de que el accidente se produjo cuando la buseta se dirigía de las instalaciones del Ministerio de Seguridad Pública, en barrio Córdoba, hacia la Unidad de Intervención Policial (UIP), en la entrada a Sagrada Familia.

Juan José Andrade, director de la Fuerza Pública, manifestó que en la buseta solamente viajaba el conductor, de apellido Campos.

“Fue bastante complejo sacar al chofer del accidente. Estaba muy alterado. El escenario no lo tenemos claro. Él estaba iniciando su jornada. Iba a recoger a compañeros para distribuirlos entre diversos puestos. Es un compañero con 25 años de servicio en la Fuerza Pública y diez de laborar en transportes. Es una persona responsable.

“Como institución lamentamos el hecho y enviamos un mensaje de solidaridad a la familia”, dijo Juan José Andrade.

En tanto, el OIJ y la Policía de Tránsito informaron de que se investiga si la buseta circulaba con exceso de velocidad.

Lo anterior, porque el chofer perdió el control, invadió la acera, pegó contra una baranda y se detuvo a unos 25 metros. El vehículo tenía golpes en un costado y la llanta delantera derecha estalló.

La Policía de Tránsito comunicó que la alcoholemia realizada a Campos salió negativa. El conductor tenía la licencia al día.

Vecinos dijeron que la víctima vivía sola y, al parecer, se dirigía a un centro médico. Familiares no quisieron hablar del hecho.