28 mujeres y 40 hombres resultaron detenidos esta mañana

Por: Gloriana Corrales 4 enero, 2013

San José (Redacción). Un contingente de 150 policías antimotines llegó esta mañana a la finca propiedad de la empresa Matas de Costa Rica, en Milano de Siquirres, para poner punto final a ocupación ilegal de estas tierras.

Unas 500 familias fueron desalojadas ayer por parte de la Fuerza Pública. La empresa contrató a 20 oficiales de seguridad privada para evitar su reingreso a la propiedad.

No obstante, los afectados por el desalojo aprovecharon la madrugada para entrar de nuevo a la finca y de paso, sustrajeron las pertenencias de los vigilantes.

Erick Calderón, jefe regional de la Fuerza Pública de Limón, desmintió que los precaristas se hubieran apoderado de las armas de fuego de los guardas de seguridad, pues de antemano la Policía dio la recomendación de que los vigilantes no llegaran armados para prevenir un eventual enfrentamiento con los desalojados.

Tras el operativo de esta mañana, 28 mujeres y 40 hombres resultaron detenidos. Sin embargo, no hubo enfrentamiento entre los antimotines y los pobladores de la finca.

Además, las autoridades decomisaron dos armas de fuego y un arma blanca en el lugar.

Calderón explicó a La Nación que no media una orden de desalojo emitida por un juez, sino que es deber policial sacar a los precaristas de la finca por usurpación y realizar las detenciones pertinentes por robo a personal de seguridad.

Ayer hubo otros cuatro detenidos durante el primer desalojo. Los precaristas aducen que tomaron las tierras porque la empresa los despidió y aún les adeuda el dinero de la liquidación.