El Ovsicori ya examinó cuatro muestras recogidas cerca del cráter y en Coronado de las que el 99% son de material viejo

Por: Hugo Solano 15 marzo, 2015
Aunque buena parte del tiempo el volcán estuvo nublado este fin de semana, en ocasiones mostró su aparente pasividad, como en esta imagen captada desde La Pastora.
Aunque buena parte del tiempo el volcán estuvo nublado este fin de semana, en ocasiones mostró su aparente pasividad, como en esta imagen captada desde La Pastora.

Cuatro muestras tomadas de la ceniza emanada por el volcán Turrialba en las erupciones del jueves pasado y recogidas en las cercanías del cráter y en Vázquez de Coronado, San José, revelan que el 99% de su contenido es material rocoso viejo.

Lo anterior descarta casi por completo la presencia de lava, informó María Martínez, vulcanóloga del Observatorio Sismológico y Vulcanológico de Costa Rica (Ovsicori).

Con ayuda del microscopio, solo en dos de esas muestras hallaron unos fragmentos diminutos que presentan textura, color, morfología, y estructura cristalina, que sugieren ser trozos de magma fresco.

El Ovsicori analizará la semana entrante la muestra de cenizas de la erupción del viernes, pero según Martínez, de momento las erupciones siguen siendo freáticas (gas, ceniza y piedras) con un muy pequeño componente magmático.

La científica también dijo que la mayoría de piedras lanzadas por el coloso son de un tamaño similar a la piedra que se usa para los rellenos en las construcciones o piedra de cuartilla, aunque en las cercanías del cráter han caída algunas de casi dos metros.

Corto reposo. En cuanto a la actividad de este fin de semana, Martínez coincide con sus colegas de la Red Sismológica Nacional (RSN) en el sentido de que el volcán entró en un reposo corto en el que la actividad sísmica se mantiene alta pero con tendencia a disminuir. De momento existe inestabilidad y presurización en las entrañas del Turrialba.