Sucesos

Yuri Cerdas: ‘Nunca volveré a bañarme en un río, me da miedo’

Actualizado el 25 de mayo de 2014 a las 12:00 am

Sucesos

Yuri Cerdas: ‘Nunca volveré a bañarme en un río, me da miedo’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Matina. Casi 11 meses después de que debieron amputarle su pierna derecha por las heridas que le causó un cocodrilo, Yury Cerdas Girón, de 14 años, afirma: “Nunca más volveré a bañarne en un río; me da mucho miedo”.

Cerdas, quien cursa el sétimo año en el Colegio Venecia, ubicado en Matina, Limón, fue mordida por el reptil la tarde del 29 de junio del 2013, cuando se bañaba en un canal de la finca bananera Banasol, que desemboca en el río Chirripó.

“Me da miedo; con costo me baño”, manifestó entre risas.

La joven aseguró que cuando está viendo televisión y aparece un cocodrilo piensa: “Ahí están mis amigos”. Sin embargo, su familia y amigos dicen que esa es una manera de vence el temor.

Yury Cerdas Girón, de 14 años, cursa sétimo año en el Colegio Venecia de Matina, en Limón. | ALEJANDRO NERDRICK
ampliar
Yury Cerdas Girón, de 14 años, cursa sétimo año en el Colegio Venecia de Matina, en Limón. | ALEJANDRO NERDRICK

Ardua lucha. La joven Cerdas regresó a su casa en finca Banasol el 22 de julio pasado para iniciar una nueva etapa de su vida en medio de muchas limitaciones.

Primero, su familia tuvo que conseguir dinero para viajar a las citas médicas en los hospitales Tony Facio, en Limón, y Calderón Guardia, en San José. Esto, porque sus padres tienen otros seis hijos que deben criar y habitan una casa de madera, con piso de tierra.

Yury retomó este año los estudios, pues, debido al accidente, dejó de asistir a clases durante el segundo semestre del 2013.

Ella, cuando su madre no tiene plata para un taxi, debe caminar dos kilómetros por una calle de lastre, hasta un lugar donde toma un bus que la lleva al Colegio Venecia. “Me molesta mucho cuando camino, pues donde me cortaron la pierna se me hace un morete. Lo más duro es que en ese camino debo cruzar el puente del canal donde me atacó el cocodrilo.

”Los profesores son muy buenos conmigo, pero me gustaría tener una bicimoto para trasladarme y no tener que caminar”, dijo.

La joven tiene un mal recuerdo del gobierno de Laura Chinchilla, pues recuerda que, en agosto del año pasado, le hicieron una fiesta en el salón comunal de El Encanto 1, en Estrada, y las autoridades le hicieron muchas promesas.

“Nos prometieron una casita, pero todo se esfumó. No hicieron nada. Algunas personas nos siguen ayudando, pero cuando llueve el agua se mete a esta casita. No hay agua potable; la tenemos que sacar de un pozo (...). Lo que más quiero es tener el colegio más cerca para no tener que caminar tanto por ese camino”, afirma.

  • Comparta este artículo
Sucesos

Yuri Cerdas: ‘Nunca volveré a bañarme en un río, me da miedo’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota