Por: Carlos Láscarez S. 21 octubre, 2014

Los dos indigentes hallados muertos el pasado 14 de setiembre, en una banca del parque central de Alajuelita, fallecieron atragantados por un pedazo de carne, reveló el resultado preliminar de la autopsia, confirmó el OIJ.

Las víctimas fueron identificadas como Miguel Eduardo Méndez Ruiz, de 45 años, y Rafael Montero Ávila, de 65 años, quienes solían deambular por las inmediaciones del centro de Alajuelita.

De acuerdo con el OIJ, los dos hombres tenían un pedazo de carne atravesado en sus esófagos.

Llama la atención que ambos se asfixiaron casi de manera simultánea, en el momento en que mordieron el trozo de carne. Además, ninguno solicitó ayuda.

El OIJ informó de que está a la espera de los análisis de toxicología, los cuales determinarán la cantidad de alcohol que habían ingerido, lo que habría influido en sus decesos.

Los cuerpos de Miguel Méndez y Rafael Montero fueron hallados en una banca de cemento en el parque central de Alajuelita. | CRISTIAN ARAYA
Los cuerpos de Miguel Méndez y Rafael Montero fueron hallados en una banca de cemento en el parque central de Alajuelita. | CRISTIAN ARAYA

El hallazgo de los cuerpos lo efectuaron vecinos, a las 2:30 p. m., quienes pensaron que los hombres estaban dormidos, pese al fuerte aguacero que había caído minutos antes en el cantón, situado al sur de la capital.

A escasos metros de los cuerpos, los agentes de Recolección de Indicios del OIJ ubicaron dos botellas plásticas con aparente licor, las cuales fueron selladas para su respectivo análisis.

Según versiones de otros indigentes de la zona, estas personas acostumbraban mezclar el alcohol de fricciones con otras sustancias.

Un día después , la vendedora de vendedora de ceviche y prestiños, Hilda Guido, recordó que antes de fueran encontrados muertos, les había regalado un budín.

La Policía efectuó el cierre de 50 metros alrededor de la banca, empero no lograron evitar la presencia de curiosos, quienes se preguntaban qué había pasado.