Mujer que viajaba en el vehículo salió expulsada y sufrió serias lesiones

 2 marzo, 2015

Los bomberos tuvieron que utilizar equipo especial para cortar el tronco del árbol que cayó sobre la vía. | ALFONSO QUESADA.
Los bomberos tuvieron que utilizar equipo especial para cortar el tronco del árbol que cayó sobre la vía. | ALFONSO QUESADA.

Paso Canoas. El policía Charles López Zapata, de 32 años, falleció este domingo en la madrugada luego de que su automóvil colisionara a gran velocidad contra un árbol.

López Zapata era vecino de la ciudadela El Triunfo, en Paso Canoas, y estaba destacado en la delegación local de la Fuerza Pública.

El accidente ocurrió a eso de las 2:30 a.m., en una recta ubicada cerca de la entrada de la sede de la Universidad Autónoma de Centroamérica (UACA).

De acuerdo con el Organismo de Investigación Judicial (OIJ), López Zapata viajaba a alta velocidad y, por razones aún desconocidas, perdió el control de su vehículo.

El automotor, marca Nissan Sentra, placa BCJ-190 y propiedad del oficial, primero colisionó contra un árbol y luego contra la alcantarilla de una pequeña quebrada.

La víctima se encontraba en su día libre.

Con él viajaba una mujer identificada como Gabriela Díaz Sánchez, de 23 años y vecina de barrio San Jorge, quien salió expulsada del vehículo durante el percance.

Díaz Sánchez quedó tendida sobre la vía con heridas de consideración. Debido a su gravedad, fue trasladada por la Cruz Roja al Hospital de Ciudad Neily y, luego, al Hospital de Golfito.

Luego de accidente, el Cuerpo de Bomberos tuvo que utilizar una sierra eléctrica para cortar el árbol que quedó sobre la calle y, de esa forma, poder rehabilitar el paso de vehículos, el cual quedó interrumpido por varias horas.

El vehículo del policía fallecido en Paso Canoas quedó destrozado y tuvo que ser transportado por una grúa. El OIJ indicó que la alta velocidad podría ser la causa del percance. | ALFONSO QUESADA.
El vehículo del policía fallecido en Paso Canoas quedó destrozado y tuvo que ser transportado por una grúa. El OIJ indicó que la alta velocidad podría ser la causa del percance. | ALFONSO QUESADA.

Muertes violentas. El inicio del 2015 ha sido el más violento de los últimos cuatro años, según un reporte de la Cruz Roja.

El mes de enero se colocó a la cabeza con 107 personas que fallecieron de forma trágica.

Unas de ellas perdieron la vida en el sitio donde ocurrió el suceso y otras cuando eran trasladadas a un centro médico.

Las principales causas de muertes violentas son los atropellos, las colisiones y los vuelcos. En enero, se perdieron un total de 37 vidas por esas razones.

En una segunda posición aparecen las agresiones con armas blancas y de fuego (21 casos) y en tercer lugar, figuran las urgencias traumáticas (17).

Las cifras de febrero aún no han sido divulgadas.

Mario Calderón, director de la Policía de Tránsito, había comentado a La Nación que el alto registro de muertes violentes en enero obedece al irrespeto de conductores y peatones hacia las leyes y la señalización.

“En las calles vemos exceso de velocidad, personas que no usan los dispositivos de seguridad, mal uso de las vías y de los puentes peatonales.

”Hemos insistido en el no uso de sustancias alcohólicas y en la prudencia, pero parece que las personas le han perdido el miedo a las leyes”, expresó.

De hecho, el consumo de licor y el exceso de velocidad fueron las causas principales de las primeras nueve muertes que se registraron este año en carretera.

Solo entre el 1.° y 4 de enero, se reportaron cuatro choques (dos fueron de motos), un vuelco y dos atropellos en los que fallecieron nueve personas. Colaboró el periodista David Delgado.

Etiquetado como: