Por: Gustavo Fallas M. 8 abril, 2016
Axel Gutiérrez resultó con heridas en su cabeza y golpes en las rodillas por la colisión de los trenes.
Axel Gutiérrez resultó con heridas en su cabeza y golpes en las rodillas por la colisión de los trenes.

“Si hubieran dicho que íbamos a chocar, uno se agarra duro, pero no dijeron nada, nada más de un momento a otro sentimos el golpe, la gente cayó al suelo, todo el mundo estaba con la cara cortada”.

Así lo narró Axel Gutiérrez, uno de los pasajeros que viajaba en uno de los dos trenes que colisionaron la mañana de este viernes en el sector de Pavas.

El joven, quien labora como operario en pintura, acostumbra a tomar el tren de San José a Belén para llegar a su trabajo.

Según contó a La Nación, el accidente se dio muy rápido y fue el mismo impacto el que frenó a los trenes.

“No tocaron el pito, el maquinista lo que hizo fue salir corriendo para atrás y luego, tras el golpe, volvió a caer por donde venía”, recordó sobre el incidente.

Producto del golpe, Gutiérrez sufrió un corte en la cabeza y golpes en las rodillas.

Ya un poco más tranquilo después de lo sucedido, el afectado manifestó que no volverá a viajar en el tren para ir en su trabajo. "Ahora seguiré viajando en bus", enfatizó.

Este diario también conversó con Jorge Guzmán, quien labora como cobrador en el tren desde hace cuatro años.

“Yo me di cuenta cuando el asistente del maquinista salió corriendo y fue cuando sentí fue el golpe”, dijo y prefirió no ampliar más sobre el caso.

Tanto Gutiérrez como Guzmán fueron atendidos en el Hospital San Juan de Dios, centro médico donde fueron trasladadas 13 de las 106 personas afectadas por el choque de los trenes.

Todos se encuentran fuera de peligro, declaró el jefe de Emergencias del hospital, Miguel Villalobos.

Etiquetado como: