Menor estaba con sus progenitores en casa de tío en barrio puntarenense

 12 junio, 2014

Barranca
Barranca

Barranca (Puntarenas). Un niño de tres años murió ahogado ayer en el río Barranca, que lo arrastró unos 500 metros desde el barrio Robledal de Carmen Lyra.

El pequeño se hallaba en la casa de un tío, con sus padres, y mientras ellos inflaban la llanta de una bicicleta, el menor aprovechó que el portón estaba abierto y caminó hasta el caudaloso río, en el distrito de Barranca, Puntarenas.

Con el chupón en sus manos, el pequeño se fue por un trillo encharralado hasta el cauce, a eso de las 11 a. m. Al percatarse de que no estaba en la vivienda, sus familiares empezaron a buscarlo desesperadamente. Poco después, una tía halló el chupón cerca del cauce.

Luego de alertar a la Cruz Roja y a la Fuerza Pública, comenzó el rastreo en el río Barranca.

Los equipos de rescate, familiares y vecinos ayudaron en la búsqueda del niño en el barrio Robledal de Carmen Lyra, en Barranca, Puntarenas. El chupón del bebé quedó tirado cerca del cauce. | ANDRÉS GARITA
Los equipos de rescate, familiares y vecinos ayudaron en la búsqueda del niño en el barrio Robledal de Carmen Lyra, en Barranca, Puntarenas. El chupón del bebé quedó tirado cerca del cauce. | ANDRÉS GARITA

El vecino Albin Molina colaboró en esa tarea. Él caminó unos 500 metros y después se metió al agua. Fue así como observó el cuerpo del menor prensado entre dos piedras grandes.

“Escuché a unos vecinos decir que se había perdido un bebé y, cuando me dijeron que era en el río, de inmediato me fui a buscarlo caminando por las piedras. Luego me metí y, después de unos cinco minutos, otro amigo y yo lo vimos entre unas piedras.

”Nadamos y lo sacamos del agua para dárselo a los paramédicos, quienes intentaron resucitarlo y se lo llevaron al hospital”, contó.

El paramédico Lidier Mora señaló que fueron alertados de inmediato y se desplazaron al lugar con equipos de búsqueda y rescate. “Después de que el vecino lo localiza y nos lo da, se aborda con maniobras cardiopulmonares y se traslada al Hospital Monseñor Sanabria, donde lo declaran fallecido”.

La búsqueda tardó solo media hora. Johanna Naranjo, tía política del pequeño y quien estaba en la vivienda cuando desapareció, expresó que la familia vivía un momento “muy duro”.

Agentes judiciales hicieron el levantamiento del cuerpo en el centro médico a las 12:30 p. m.

Etiquetado como: