Por: David Delgado C. 7 octubre, 2014

Marilyn Madriz había llegado de Guanacaste a estar con su madre en Batán, Limón. El mortal accidente truncó su viaje de regreso. | ALEJANDRO NERDRICK
Marilyn Madriz había llegado de Guanacaste a estar con su madre en Batán, Limón. El mortal accidente truncó su viaje de regreso. | ALEJANDRO NERDRICK

Una mujer murió atropellada al bajarse del vehículo en que iba, sobre la carretera a Caldera (ruta 27), para cambiar una llanta estallada.

El hecho ocurrió en las inmediaciones de Construplaza, en Guachipelín de Escazú, el lunes a eso de las 12:35 a. m. La víctima fue identificada como Marilyn Madriz Fernández, de 23 años.

Según el Organismo de Investigación Judicial (OIJ), la mujer viajaba como acompañante de un carro que conducía un hombre. Como una llanta se les estalló, se detuvieron a la orilla de la carretera con el fin de reemplazarla.

Madriz y otro individuo, de apellido Baltodano, se bajaron para ayudarle al chofer. Una vez solucionado el problema de la llanta y cuando se disponían a abordar de nuevo el vehículo, pasó otro carro y atropelló a Madriz y a Baltodano.

La mujer murió en el sitio y el individuo fue llevado en condición estable al Hospital San Juan de Dios.

Las causas del accidente están bajo investigación.

Maritza Fernández, madre de la fallecida, dijo que su hija vive en Guanacaste, pero desde hace dos meses está con ella en Batán, distrito de Matina, en Limón.

Esto lo facilitaba a la joven ir a ver a su padre, quien estaba internado en el Hospital Calderón Guardia. El sábado anterior le celebraron el cumpleaños a la muchacha.

En el vehículo también viajaba el novio de la mujer.

El cuerpo de Madriz fue llevado a la Morgue Judicial en San Joaquín de Flores, Heredia.

Maritza Fernández contó que su hija estudió en Batán, donde cursó hasta el sexto grado. Le gustaba bailar y ver televisión. Añadió que esperaban recibir el cuerpo ayer por la noche para velarla y sepultarla en el cementerio de Batán.

Etiquetado como: