Ferrocarril con cuatro vagones viajaba de San José hacia Alajuela

Por: Carlos Arguedas C. 30 marzo
El cuerpo de la mujer quedó a un lado de la línea férrea, a unos 20 metros del sitio en el cual se produjo el atropello.
El cuerpo de la mujer quedó a un lado de la línea férrea, a unos 20 metros del sitio en el cual se produjo el atropello.

"La señora yo no sé en qué venía pensando. Venía viendo para otro lado y yo le gritaba que venía el tren, que venía el tren, que se quitara y más bien lo que hizo fue metérsele más. Diay yo no me explico (...) ella no miró el tren..."

Así lo narró Rolando Enrique Berrocal, un peatón que la mañana de este jueves tuvo "la desdicha" (como él lo dijo) de ser testigo del momento en que el tren que hacía el servicio San José - Alajuela arrolló y mató a una mujer.

El mortal accidente ocurrió a las 9 a. m. en el cruce de la línea férrea con la calle que comunica Calle Blancos de Goicoechea con Cinco Esquinas de Tibás, en San José. El suceso se registró frente a las instalaciones de la empresa distribuidora de materiales de construcción, Macopa.

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ), la Fuerza Pública y la Policía del Tránsito identificaron a la fallecida como María Elina Abarca Sandoval, de 61 años y quien aparece en el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE), como vecina de Curridabat.

Angustioso momento

Berrocal, quien se dirigía hacia Macopa, dijo que la víctima caminaba de sur a norte al igual que él.

"El tren venía pitando. Incluso yo estaba del otro lado (más al sur, cerca de una gasolinera) y los vehículos se detuvieron para que pasara el tren. Yo observé al tren que venía bastante arriba y yo pasé caminando tranquilamente y llegué a este lado (el norte).

"El tren venía pite que pite y yo fue cuando vi la señora (...) y me tocó verla cuando la levantó la máquina principal, la golpeó y la tira hacia adelante y como que la metió por debajo de la máquina y la sacó por el segundo vagón, por ahí salió" dijo el testigo.

Un oficial de la Policía del Tránsito, quien pidió no publicar su nombre, dijo que recibieron el relato de los conductores que se encontraban haciendo el alto y ellos manifestaron que igualmente le gritaban y le hacían señas a la mujer, pero que la víctima nunca acató que venía el tren.

Berrocal agregó que la fallecida tuvo tiempo suficiente para evadir la máquina, no observó que ella trajera audifonos o viniera leyendo algo. "Ella venía en otras cosas (...) nunca miró el tren", concluyó.

Luego del impacto, que se originó en el centro de la carretera, el tren siguió y frenó como a los 50 metros. El cuerpo de la fallecida quedó a 20 metros del sitio del golpe.

Osvaldo Hernández Loaiza, socorrista de la Cruz Roja de León XIII, dijo que cuando llegaron a auxiliar a la víctima, ella estaba sin pulso, no respiraba y presentaba múltiples golpes en la cabeza, piernas y manos. En el sitio se le declaró fallecida.

Debido a este suceso, el servicio del ferrocarril estuvo suspendido durante la mañana, mientras agentes del OIJ se encargaban de recoger el cuerpo y de trasladarlo a la Medicatura Forense, en San Joaquín de Flores, en Heredia.

Este es el segundo deceso que ocurre por atropello del tren en lo que llevamos del año, confirmó María Fernanda Arias, vocera del Instituto Costarricense de Ferrocarriles (Incofer). Añadió que en el 2016 hubo cuatro muertes.

El primer caso del 2017 ocurrió el pasado 16 de marzo, en las cercanías de la Librería Universal, en Sabana Sur, luego de que Francisco Javier Céspedes Sánchez (26 años) fue arrollado por la máquina del tren.

Producto de las heridas, Céspedes fue trasladado en condición grave al Hospital San Juan de Dios, donde falleció horas después. Sus familiares confirmaron que el joven era sordo del oído derecho.

El muchacho era vecino de Poás de Alajuela y al momento del atropello caminaba con audífonos, confirmó días atrás su hermano Luis Fernando Céspedes. La víctima laboraba como asistente de contabilidad, era soltero y vivía con su hermano y su madre.

Nota actualizada a las 4:45 p.m.

Etiquetado como: