Por: Krissia Chacón 7 abril, 2015

Redacción

Esperanza Gamboa, madre de Verónica Guerrero la menor que falleció el viernes anterior en la ruta 27, solicitó que exista cero tolerancia con las personas que manejan bajo los efectos del licor.

"Se trata de hacer justicia y prever que otra madre sufra lo que yo estoy sufriendo", dijo Gamboa.

La menor cumpliría 18 años el próximo 7 de mayo y su aspiración era estudiar relaciones internacionales.

"Un imprudente me arrebató a mi hija, él sabía lo que estaba haciendo porque tomó antes de agarrar un volante. Fue un homicidio premeditado", agregó.

Según Gamboa, es inaceptable que las leyes tengan tolerancia con las personas que provocan este tipo de accidentes.

"Sigamos pidiéndole al Gobierno y a la Asamblea Legislativa cero tolerancia con el licor. En este momento lo que quiero es justicia y ver metido a este hombre en la cárcel", enfatizó.

La madre relató que se comunicó por última vez con su hija por medio de un mensaje de texto a las 3:56 p. m. que decía: "ya estoy por llegar".

"Ese irresponsable no la dejó saber qué es un novio. Que lo perdone Dios, porque yo no", dijo.

Maricruz Leiva, presentadora de televisión y periodista, regresaba de unas vacaciones en Guanacaste en compañía de tres menores de edad.

Leiva continúa internada en el Hospital San Juan de Dios debido a que sufrió una lesión en sus pulmones, una fractura en su pie izquierdo y dificultades en la vista, según explicó ayer el doctor Mario Arias, subdirector del centro médico.

Verónica Guerrero de 17 años falleció el viernes anterior en un accidente de tránsito sobre la ruta 27.
Verónica Guerrero de 17 años falleció el viernes anterior en un accidente de tránsito sobre la ruta 27.

Además otra de las acompañantes también está internada. El otro menor de 17 años es el hijo de la periodista y se encuentra estable.

"A Maricruz infinitas gracias por cuidarla, bendiciones porque la hizo muy feliz", añadió Gamboa.

Castro quedó en libertad luego de que un juez penal de San José dictaminara que tiene arraigo laboral y familiar por lo que no existe peligro de fuga.

Según Eduardo Castellón, vocero del Poder Judicial, y en representación del juzgador Julio Gamboa Salas, el sospechoso de nacionalidad nicaragüense ha vivido 21 años en Costa Rica y es el principal proveedor de la familia.

Este lunes en horas de la tarde, el Departamento de Prensa del Poder Judicial informó de que el Juzgado remitió la apelación al Tribunal Penal de Pavas.