Cinco minutos antes había terminado de hacer evaluación de Ciencias

Por: Daniela Cerdas E. 11 septiembre, 2014
El levantamiento del cuerpo fue casi dos horas después del accidente.
El levantamiento del cuerpo fue casi dos horas después del accidente.

Una niña de 9 años, identificada como Ximena Herrera Mora, falleció atropellada a las 10:35 a. m. de este jueves por un vehículo a 200 metros de la escuela Carlos Maroto Quirós, en Florencia de San Carlos.

César Gamboa, de la Fuerza Pública local, explicó que la escolar cruzó sin percatarse de que venía el carro. La niña murió en el sitio del accidente.

Se trata de una alumna de tercer grado de la escuela Carlos Maroto de Florencia de San Carlos.

Minutos antes ella se levantó de su asiento, se dirigió a su maestra Anny Esquivel, le entregó el examen de Ciencias recién terminado y se despidió con un hasta luego.

Herrera dejó el aula con destino a su casa a donde no llegaría con vida ya que seis minutos después, cuando intentó cruzar la calle central del pueblo, fue arrollada por un Toyota panel, conducido por un hombre de apellidos Eros Rodríguez.

La menor cayó casi al frente del taller de radiadores de su padre, Henry Herrera, y de la casa que compartía con su madre y dos hermanitas, la mayor de 15 años y la menor de 5.

Los primeros en enterarse del percance fueron parientes y amigos, por lo que reaccionaron muy impactados.

El carro dejó una huella de frenado de más de 30 metros. La menor fue impactada por el vértice delantero al lado del conductor.
El carro dejó una huella de frenado de más de 30 metros. La menor fue impactada por el vértice delantero al lado del conductor.

Ella sufrió un trauma abierto en el lado izquierdo de su cabeza, dijo Duayner Blanco, socorrista de Cruz Roja.

En el lugar del suceso el oficial de Tránsito, Henry Hidalgo, verificó la existencia de una huella de frenado de 34 metros.

"Es un indicativo de que el vehículo circulaba a alta velocidad", agregó Hidalgo, quien al mismo tiempo mencionó la posibilidad de que la escolar haya incurrido en alguna imprudencia.

La alcoholemia del chofer causante del atropello resultó negativa.

Anny Esquivel, la maestra de Ximena, dijo haber sufrido un terrible choque emocional al ver el cuerpecito de la niña tirado en la vía pública.

“Me negaba aceptar que era mi alumna, la misma de la que me había despido hacía pocos minutos.

Cuando ella me entregó la prueba de Ciencias jamás imaginé que esa sería la última vez que la vería con vida.

El cadáver de la niña fue levantado a las 12:15 p. m. por agentes del Organismo de Investigación Judicial en presencia de una juez y una fiscal, más el apoyo de Fuerza Pública.

(Información actualizada a las 2:55 p. m.)