Víctimas iban para Guápiles y tomaron por Varablanca, por cierre en el Zurquí

Por: Carlos Arguedas C. 20 septiembre, 2014

Dos hermanos murieron cuando el camión donde viajaban cayó a un precipicio de 100 metros.

El accidente se produjo ayer viernes, a las 6:40 a. m., en Colonia Virgen del Socorro, ubicada en la vía que une la antigua Cinchona con Cariblanco, en el distrito de Sarapiquí de Alajuela.

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) identificó a los muertos como Wágner y Josué Alejandro Segura Ramírez, de 35 y 21 años, respectivamente.

El OIJ y la Policía del Tránsito no habían determinado la causa del percance e incluso trataban de localizar a testigos, pero eso no fue posible.

Lo único que se tenía claro era que el camión cuando bajaba, en la vía que lleva de Varablanca hacia Puerto Viejo de Sarapiquí (Heredia), no tomó una curva y siguió por una ladera.

Tras descender unos 50 metros, pasó una calle que lleva al centro de Colonia Virgen del Socorro, siguió otros 50 metros hasta quedar en una vía, que es la entrada a la Planta Hidroeléctrica El Ángel, dijeron la periodista Bella Calderón y Rónald González Sánchez, administrador de la Cruz Roja de San Miguel de Sarapiquí.

González dijo que el chofer quedó dentro de la cabina amarrado por el cinturón. El otro estaba debajo del compartimento.

“A la persona que estaba debajo de la cabina la sacamos en colaboración con Bomberos y se le efectuaron ejercicios de resucitación por cerca de 20 minutos, pero no respondió”, dijo González.

Truncado viaje. Rafael Ángel Segura Barrantes, padre de los fallecidos, comentó que sus hijos salieron a las 4 a. m. de las instalaciones de la empresa DHL, en Barreal de Heredia, con el camión cargado con artículos de la compañía Colgate Palmolive. Debían de llevarlos hasta Guápiles, en Pococí, Limón.

Agregó que, según le contaron algunos amigos, sus hijos tomaron la decisión de viajar por Varablanca, debido a los deslizamientos que impidieron el paso por la carretera Braulio Carrillo.

“No era una ruta desconocida para ellos, pero tampoco la frecuentaban mucho. Desconocemos qué fue lo que sucedió”, agregó.

Bella Calderón manifestó que decenas de personas bajaron de los carros para recoger los jabones y otros productos que transportaba el camión, muchos de los cuales quedaron en el potrero.

Cuando llegaron los dueños de los artículos que llevaba el vehículo, permitieron a los vecinos llevarse los productos.