Bolsas de aire salvaron la vida de los ocupantes, pero dos de ellos están delicados

 29 marzo, 2015
La parte delantera de este vehículo quedó desintegrada, tras chocar contra un poste del tendido eléctrico en Caldera.
La parte delantera de este vehículo quedó desintegrada, tras chocar contra un poste del tendido eléctrico en Caldera.

Un poste del tendido eléctrico frenó el paseo de tres jóvenes, vecinos de Cartago, que la tarde del sábado habían llegado a Puntarenas centro.

El accidente ocurrió a las 3 a. m. de este domingo en el sector de Caldera, en el kilómetro 73, frente al bar Landecho.

Tras la colisión, dos de los jóvenes quedaron atrapados dentro del vehículo Volkswagen Jetta, placa 910324. Ellos viajaban de Puntarenas a Jacó.

El conductor, Jonathan Jiménez, de 22 años, fue quién recibió el golpe más fuerte. Fue trasladado en una condición muy delicada al Hospital Monseñor Sanabria, ya que presentaba fracturas en sus piernas y golpes en pecho y rostro, fue ingresado inconsciente.

Los otros dos muchachos, José Quirós Ulate, de 20 años, y Jordan Jiménez Quirós de 21, fueron trasladados con golpes severos en varias partes del cuerpo, pero en una condición menos grave que la del chofer.

"Se nos alerta de una colisión de un vehículo contra un poste de luz. Cuando se llega al lugar se atienden tres jóvenes, dos de ellos atrapados. Al liberarse se trasladan uno delicado, otro en prioridad intermedia y otro con golpes leves", dijo Ricardo Rodríguez, de la Cruz Roja de Esparza.

Tras lo aparatoso de la colisión, el motor del vehiculo se desprendió y quedó a unos diez metros del poste de luz. Las bolsas de aire se activaron y su acción evitó que el accidente hubiese cobrado la vida de alguna persona en el lugar.

Dentro y fuera del vehículo la Policía de Tránsito encontró varias latas de cervezas.

En el poste quedó una llanta y los componentes de la suspensión del Volkswagen.
En el poste quedó una llanta y los componentes de la suspensión del Volkswagen.

Un 2015 más trágico. Apenas se inicia la Semana Santa y los accidentes de tránsito ocurridos la noche de este sábado y la madrugada de este domingo ya cobran cuatro vidas y al menos ocho personas trasladadas a los diferentes hospitales para su atención.

El director de la Policía de Tránsito, Mario Calderón, afirmó este domingo que este año la cifra de muertes en carretera va por encima de las acaecidas en el mismo período en relación con el 2014, por lo que insistió para que conductores y peatones sean responsables y respeten las señales de tránsito.

Afirmó que 101 personas han perdido la vida en el propio lugar del accidente, lo que da un promedio de 1.15 por día.

"Al consumir alcohol, el conductor le entrega el volante a la muerte", dijo Calderón. Añadió que las personas que conducen ebrias están más propensas a accidentes graves.

"Al inicio de la Semana Santa seguimos con accidentes lamentables y muy aparatosos, lo que hace pensar en que se sobrepasan considerablemente los límites de velocidad", acotó.

Llamó a los conductores a evitar conducir bajo efectos del alcohol y a respetar las horas de sueño, ya que muchas veces toman el vehículo sin haber tenido el descanso oportuno y eso incide en las tragedias.

Desde este Domingo de Ramos, la Policía de Tránsito intensifica los operativos en las rutas de más tráfico vehicular como las que comunican San José con Caldera, Limón, Pérez Zeledón, San Ramón, el Caribe sur y otros puntos que muchos costarricenses visitan en Semana Santa.