5 octubre, 2015

Tres hombres fallecieron en accidentes de tránsito, entre la noche del sábado y la madrugada del domingo.

El conductor del vehículo que atropelló a Carlos Enrique Arrieta Cabalceta alegó que en esa zona hay poca iluminación. | ÁLVARO DUARTE.
El conductor del vehículo que atropelló a Carlos Enrique Arrieta Cabalceta alegó que en esa zona hay poca iluminación. | ÁLVARO DUARTE.

El primer percance se dio este sábado, a las 10 p. m., en el distrito de la Ceiba, a unos 11 kilómetros del centro de Orotina, cantón de Alajuela.

En el incidente perdió la vida el ciclista José López Mendoza, de 48 años.

Según informaciones brindadas por las autoridades, López viajaba por la carretera y, por razones que todavía se desconocen, lo impactó un automóvil por la parte trasera, lo cual hizo que cayera en la vía.

Los cruzrojistas declararon a López fallecido en el lugar.

Perdió el control. Otro de los accidentes mortales se registró en La Cuesta de León Cortés, en la zona de los Santos. En ese lugar murió un ciclista al chocar contra una piedra.

El joven, de 20 años, fue identificado como Richard Vargas Gamboa. El accidente ocurrió pocos minutos después de la medianoche de este sábado.

De acuerdo con testigos, el muchacho iba conduciendo por una curva; de pronto, se salió de la vía y colisionó contra la piedra.

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) informó de que el joven venía de una fiesta.

Vargas fue atendido por la Cruz Roja y, aunque lo trasladaron al hospital, falleció antes de llegar al centro médico.

Atropello. Los accidentes viales también llevaron luto a una familia en Guanacaste.

La madrugada de este domingo murió atropellado el profesor pensionado Carlos Enrique Arrieta Cabalceta, de 65 años.

El accidente ocurrió en el cantón de Santa Cruz.

Según lugareños, Arrieta venía caminando a la orilla de la carretera, pues la vía para peatones estaba llena de charcos.

En ese momento pasó un automóvil que atropelló a Arrieta y le causó la muerte.

El conductor alegó que esa zona está poco iluminada; además, había neblina, por lo que no pudo divisar al peatón.