Por: Eillyn Jiménez B. 2 abril

Las agujas del tren en Pirro de Heredia pusieron a prueba a los conductores. Mientras algunos acatan las señales y se detienen, otros aceleran para ganarle la carrera a las barreras y al convoy.

No todos tienen éxito en la travesía para cruzar la línea férrea. Videos muestran como en ocasiones las agujas quedan encima de un vehículo y a pesar de eso, las personas aceleran, lo cual provoca daños en el sistema de seguridad que se instaló en la zona el pasado 23 de febrero.

Datos brindados por la Empresa de Servicios Públicos de Heredia (ESPH), luego de un monitoreo en conjunto con Ibux, firma encargada de las barreras de protección, muestran que en 18 días, las agujas recibieron 38 golpes de vehículos, un promedio de dos impactos por día.

Los choques hicieron que en dos ocasiones se remplazara la barrera, mientras que en tres se pudo restaurar. La sustitución de cada pieza tuvo un costo de ¢100.000 para Ibux, que se hizo cargo del trabajo.

José Manuel Ulate, alcalde de Heredia, explicó que cada aguja tiene tres repuestos (seis en total, tres a la izquierda y tres a la derecha) y que cuando el golpe es leve, se puede optar por la reparación.

Agregó que es preocupante que los conductores no respeten la señalización en la zona, por lo que advirtió que se instalará un nuevo reductor de velocidad la próxima semana.

"Hay cinco señalizaciones que dicen que hay que reducir la velocidad porque viene el tren, pero parece que no es suficiente", afirmó el jerarca municipal.

Pantalla completa Reproducir
1 de 10

Las agujas en Pirro tienen la finalidad de evitar que los carros choquen con el ferrocarril y a la vez servir como una señal para los peatones sobre la presencia de las máquinas.

En lo que llevamos de este año, un hombre de 26 años y una mujer de 61 murieron luego de ser arrollados por el tren. Esos hechos ocurrieron el 16 de marzo en Sabana Sur de San José y el jueves anterior en Calle Blancos de Goicoechea. En cuanto a choques, durante el 2016, se resgistraron118 impactos

Consecuencias

La situación en Pirro también tiene en alerta a las autoridades, debido a que antes de finalizar el año está prevista la colocación de barreras de protección (agujas) en 63 cruces del tren, tanto entre San José y Cartago, como en las rutas Pavas-Curridabat y San José- Heredia.

Precisamente, para reforzar la educación vial y hacer que los conductores sean precavidos con el tren, el Consejo de Seguridad Vial (Cosevi) está trabajando junto al Instituto Costarricense de Ferrocarriles (Incofer), en una campaña que saldría cuando comiencen a operar los nuevos dispositivos.

"La gente no ha entendido que las dimensiones del tren y la forma que este tiene de operar hacen que cualquier usuario sea vulnerable. Entonces, queremos abordar una campaña integral que nos permita hablar de varios temas del tren", manifestó Cindy Coto, directora del Cosevi.

La funcionaria mencionó que cuando las agujas sean golpeadas se procederá con la denuncia respectiva, sin importar el resultado que se dé.

A mediados de febrero de este año, el diputado socialcristiano Rafael Ortiz presentó un proyecto de ley que propone restar cuatro puntos en la licencia de conducir y una multa de ¢189.000 a quienes irrespeten una señal de alto y dañen la señalización del tren.

También plantea una sanción económica de ¢94.000 a quienes obstruyan el derecho de vía y la pérdida de la licencia para quienes choquen contra el ferrocarril.

La iniciativa debe ser analizada por los diputados en la Asamblea Legislativa.