Exceso de velocidad y ebriedad son otras de las causas

Por: Hassel Fallas 26 agosto, 2013

Dos de cada 10 personas que perdieron la vida en carretera en el 2012, fallecieron debido a un falso adelantamiento, primera causa de muerte por accidentes de tránsito.

De los 675 decesos que hubo en las vías el año pasado, 114 se produjeron por esa imprudencia.

La segunda razón de muerte en carretera se relaciona con sobrepasar los límites de velocidad (96 fallecidos).

La tercera, donde medió el abuso del licor, generó 82 muertos. De ellos, 42 perdieron la vida cuando colisionaron contra otro vehículo donde alguno de los choferes había bebido de más.

Otras 34 personas fueron golpeadas por un automóvil mientras caminaban ebrias por las calles y seis más murieron mientras manejaban con exceso de tragos.

En general, durante 2012 se incrementó en 81 la cifra de muertos respecto de 2011, cuando se registraron 594 defunciones.

La tasa de fallecidos por accidentes de tránsito el año pasado fue de 15 por cada 100.000 habitantes, la más alta respecto de otros modos de muerte violenta.

Los números provienen de un informe elaborado por la Sección de Estadística del Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

German Marín, director de la Policía de Tránsito, comentó que aunque la mortalidad por accidentes viales subió en el 2012, esa tendencia se ha revertido al menos en los primeros ocho meses de este año. “La cantidad de muertos se redujo en 40 respecto de igual lapso en 2012”, dijo.

Más hombres. Quienes más se matan en las carreteras son los hombres. Ocho de cada 10 víctimas son de ese género.

Se trata principalmente de jóvenes entre 20 a 34 años, involucrados en colisiones o atropellos.

Los decesos en las rutas nacionales se producen en su mayoría los fines de semana en San José, Alajuela, Limón y Puntarenas.

Entre los factores de riesgo que alientan la incidencia de accidentes, están la falta de señalización en rutas muy transitadas, la falta de cultura vial y las características propias de las carreteras como la ruta 32, donde en 2012 fallecieron 42 personas.