En el 2011 una sentencia judicial obligó al MOPT a pagar ¢64 millones a familiares de dos víctimas fallecidas en el 2007

 15 junio, 2014
En Tres Ríos dos personas fallecieron luego de que un carro perdió el control y se fue contra un poste. Cerca de ahí otros conductores han impactado contra los postes.
En Tres Ríos dos personas fallecieron luego de que un carro perdió el control y se fue contra un poste. Cerca de ahí otros conductores han impactado contra los postes.

Dos jóvenes perdieron la vida cuando el carro en el que viajaban chocó contra un poste. El accidente se registró a las 9:34 p. m. de este sábado en la autopista Florencio del Castillo, un kilómetro antes de llegar al peaje en el sentido Cartago - San José. A menos de un kilómetro de ahí fallecieron en el 2007 otras dos personas en un accidente similar.

En el accidente de aquel viernes 9 de noviembre del 2007, que cobró la vida de Karla Vanessa Muñoz y Roy Monge, de 27 y 35 años, respectivamente, un perro pudo influir en la pérdida de control del vehículo que se fue contra un poste en las cercanías del Terramall.

A raíz del mortal choque contra el poste, el 13 de setiembre del 2011 los familiares de las víctimas ganaron un juicio contra el Estado por la falta de una barrera o mecanismos de protección en los postes de iluminación que están a un lado, a lo largo de un gran trayecto de esa vía.

Esa vez el Estado tuvo que desembolsar ¢64 millones.

Este sábado 14 de junio los fallecidos fueron: Juan José Ulate Obando, y la colombiana, María Mercedes González Caldas. Al parecer, ambos viajaban en la parte trasera del vehículo BMW.

Saúl Calderón Obando, conductor del automóvil resultó con golpes severos, por lo que fue atendido por la Cruz Roja y remitido al Hospital Max Peralta de Cartago.

Las autoridades de tránsito indagan las causas del accidente.

Los bomberos atendieron la emergencia y necesitaron de equipo hidráulico para liberar a uno de los fallecidos.

El vehículo quedó con pérdida total.

La Fuerza Pública custodió el lugar mientras miembros del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) realizaban el levantamiento de los cuerpos para enviarlos a la Medicatura Forense.