Sucesos

TC-48 desaparecido con 69 personas en 1965

Expertos intentan otra vez encontrar avión argentino

Actualizado el 18 de junio de 2014 a las 12:00 am

Grupo que afirma tener nuevos indicios centra su búsqueda en la Fila Matama

En su exploración, localizaron restos de avioneta caída en octubre de 1969

Sucesos

Expertos intentan otra vez encontrar avión argentino

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Desde hace ocho días, nueve expertos en montaña hacen un nuevo intento por localizar el avión argentino TC-48, que se extravió en suelo nacional el 3 de noviembre de 1965 con 69 personas a bordo. Las actuales labores de búsqueda se llevan a cabo en la zona de Fila Matama.

La patrulla, integrada por ocho costarricenses y un español, asegura contar con nuevos indicios sobre la posible ubicación de la aeronave tipo DC-4 de la Fuerza Aérea Argentina, en la que viajaban 60 cadetes recién graduados (59 argentinos y uno peruano) y nueve tripulantes.

El aparato se perdió mientras volaba entre la base estadounidense de Howard, en Panamá, y un aeropuerto en San Salvador.

Aunque desde el momento del accidente se han realizado más de 25 incursiones en la selva para tratar de hallar los restos, todos los intentos han sido infructuosos.

El geólogo Wilfredo Rojas Quesada, quien dirige al grupo de especialistas que realiza la actual búsqueda, detalló que el lunes de la semana anterior localizaron la avioneta Cessna de matrícula TI-359-C, que se estrelló el 7 de octubre de 1969, justo en la Fila Matama.

Ese accidente sucedió cuando la nave, pilotada por Hugo Vargas Garro, volaba con tres pasajeros.

En el percance falleció el estadounidense Robert McCoy, en tanto que Vargas y los otros dos pasajeros lograron sobrevivir. Una investigación de Aviación Civil determinó que fue una ráfaga de viento la que hizo caer el aparato.

“Localizar estos restos nos hace presumir que estamos cerca, pues en esa área se dieron algunos accidentes aéreos, entre ellos, el del famoso (avión de matrícula) TC-48”, manifestó Rojas.

La avioneta de matrícula TI-359-C se accidentó el 7 de octubre de 1969. De las cuatro  personas que iban a bordo, falleció una. Los restos de la aeronave fueron fotografiados por el  grupo la semana pasada.   | WILFREDO ROJAS PARA LN
ampliar
La avioneta de matrícula TI-359-C se accidentó el 7 de octubre de 1969. De las cuatro personas que iban a bordo, falleció una. Los restos de la aeronave fueron fotografiados por el grupo la semana pasada. | WILFREDO ROJAS PARA LN

Historia. El TC-48 desapareció cuando los cadetes iban de viaje a Estados Unidos para celebrar su graduación. El llamado de auxilio de la aeronave lo recibió el capitán Álvaro Protti Fernández a bordo del vuelo 616 de Lacsa, que se dirigía a Miami, Estados Unidos.

Según la alerta, el avión argentino tenía fuego en el motor número cuatro y por eso se dirigían hacia el aeropuerto de Limón. Además, indicaban estar volando muy bajo a causa de varios desperfectos.

Las autoridades no pudieron determinar si la nave cayó a tierra o se precipitó en el mar Caribe.

PUBLICIDAD

Wilfredo Rojas contó que, durante 25 años y con gran tenacidad, un grupo integrado por Edwin Estrada, Rodney Jiménez, Benjamín Odio, Vidal Murillo, José Campos, Alberto Alvarado, Andrés Ulloa, el español Miguel Candelas y él, se ha dedicado a recoger información de pobladores de la región de Talamanca para dar con el avión.

“En los últimos días, intensificamos la búsqueda. Ahora estamos trabajando con nuevos indicios. Nos ha favorecido que, en estos meses, las lluvias en la región del Caribe han sido un poco más bajas”, comentó. El geólogo dijo que existe optimismo en el grupo, ya que han restringido el área de exploración y tienen la expectativa de que en cualquier momento podrían encontrar los restos del aparato.

De acuerdo con Wilfredo Rojas, una de las dificultades es que en las montañas de Talamanca y sus estribaciones, la vegetación crece a un ritmo aproximado de dos metros por año. Explicó que cuando se alcanzan 25 o 30 metros de altura, las ramas caen y forman un manto natural que cubre la superficie.

“La montaña es capaz de tragarse cualquier cosa, incluso el fuselaje de un avión incendiado, junto a los restos mortales y las pertenencias de 69 pasajeros, sobre todo después de casi 44 años de ocurrido ese accidente”, aseguró el geólogo.

El experto insistió en que este caso no puede cerrarse porque las familias conservan la esperanza de conocer el sitio exacto donde se produjo el percance.

  • Comparta este artículo
Sucesos

Expertos intentan otra vez encontrar avión argentino

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Carlos Arguedas C.

carguedasc@nacion.com

Periodista de Sucesos

Periodista en la sección de Sucesos. Trabaja en La Nación desde el 2000 siempre en la cobertura de asuntos de Sucesos y Jurídicos.

Ver comentarios
Regresar a la nota