Sucesos

Empresarios y funcionario judicial

Tres absueltos en juicio por chalecos del OIJ

Actualizado el 01 de noviembre de 2012 a las 12:00 am

Sucesos

Tres absueltos en juicio por chalecos del OIJ

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Dos empresarios y un funcionario judicial fueron absueltos de toda pena y responsabilidad en el juicio que se realizó por una supuesta estafa en la compra de 397 chalecos antibalas para el Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

El Tribunal Penal de Goicoechea falló ayer por certeza a favor de Mauricio Fonseca Umaña, acusado de falsedad en la receptación de bienes y servicios contratados.

Por otro lado, los jueces absolvieron, en aplicación del principio indubio pro reo, a los empresarios Ángel Guillermo Bilak Goldschidt y Beatriz Dory Bron Steimberg, del delito de estafa en perjuicio del Poder Judicial que se les atribuía.

Además, los jueces declararon sin lugar la acción civil resarcitoria por $82.000, interpuesta por la Procuraduría General de la República contra los tres imputados y la empresa Armiel S. A.

Este proceso tiene su origen en dos licitaciones realizadas en el 2003 y el 2005, cuando se compraron 397 chalecos antibalas.

De acuerdo con la Fiscalía de Fraudes, la causa penal se abrió porque, presuntamente, los chalecos que se ofertaron en dos licitaciones en el 2003 y 2005 no fueron los mismos que se entregaron.

En el juicio se alegó que hubo daño económico causado al Estado porque los chalecos no se usaron.

El debate se inició el 8 de octubre pasado y los jueces Teresita Rodríguez, Luis Fernando González e Ileana Méndez dictaron el fallo ayer a las 8:30 a. m.

La Fiscalía había solicitado el 25 de octubre seis años de prisión contra los dos empresarios y tres años de cárcel para el empleado de la Secretaría General del OIJ.

La lectura integral del fallo será el 7 de noviembre a las 4 p. m.

  • Comparta este artículo
Sucesos

Tres absueltos en juicio por chalecos del OIJ

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota