Sucesos

Víctimas de una emboscada en la noche

Actualizado el 01 de junio de 2013 a las 12:00 am

Sucesos

Víctimas de una emboscada en la noche

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         En la tarde de ayer, la familia del joven asesinado se preparaba en Mata de Limón, de Gandoca, Sixaola, para esperar su cuerpo y despedirlo. | RONNY JAÉN.
ampliar
En la tarde de ayer, la familia del joven asesinado se preparaba en Mata de Limón, de Gandoca, Sixaola, para esperar su cuerpo y despedirlo. | RONNY JAÉN.

Limón. Eran aproximadamente las 11:30 p. m., y Jairo Mora Sandoval y sus cuatro acompañantes extranjeras viajaban por Nueve Millas de Moín para efectuar una vigilancia a los nidos de tortuga.

Sin embargo, un tronco atravesado en medio del camino les impedía el paso.

Mora y las cuatro voluntarias en el programa de conservación de tortugas (una española y tres estadounidenses) bajaron del vehículo para mover el madero.

“Cuatro tipos enmascarados y con armas salieron de un charral cuando ellos quitaban un tronco de la playa. Echaron a Jairo a la cajuela y a las mujeres las llevaron a una casa abandonada”, contó Vanessa Lizano, amiga cercana de Mora y propietaria del centro de rescate Paradero Ecotour, otro de los lugares en los que trabajó el joven asesinado.

“A eso de las 6 a. m., ellas lograron salir a pedir ayuda. Luego, encontraron el cuerpo de Jairo abandonado en la playa, junto al carro que él conducía”, agregó Lizano.

Marisel Rodríguez, vocera del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), detalló que las extranjeras lograron escapar de la casa tras darse cuenta de que los encapuchados ya no estaban.

“Cuando no los escucharon más, ellas salieron caminando a buscar ayuda”, indicó.

Pese a su esfuerzo, ya Mora se encontraba muerto en la playa, con un balazo en la cabeza.

“Esta muerte no se puede quedar impune. Nosotros vamos a luchar y no sabemos si vamos a continuar con el programa de conservación, pero vamos a luchar.

”Desde el 2009 hemos enviado cartas a la Policía Turística y a la Fuerza Pública para que nos acompañen en los patrullajes que hacemos, pero no tenemos respuesta”, manifestó Lizano.

“Él y yo siempre decíamos que íbamos a morir en la playa, nuestra pasión son las tortugas”, agregó la mujer, visiblemente afectada por lo sucedido.

El centro de rescate animal Paradero Ecotour, 4 km al norte del muelle de Moín, tiene cinco años de funcionar en Limón y atiende a varias especies, pero se especializa en tortugas marinas.

Mora trabajaba allí desde hace tres años. Él también laboraba como investigador para el programa de conservación Widecast.

Reclamo. Marielos Morice, directora del Paradero Ecotour, señaló: “La Policía dice que va a patrullar la playa, pero no es cierto, es mentira, y esto provocó la muerte de Jairo”.

PUBLICIDAD

Erick Calderón, subdirector de la Fuerza Pública de Limón, insistió en que todos los días se hacen vigilancias, y que, esa noche, una patrulla advirtió al grupo de ambientalistas sobre el peligro.

  • Comparta este artículo
Sucesos

Víctimas de una emboscada en la noche

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Diego Bosque G.

diego.bosque@nacion.com

Periodista

Periodista en la sección Sociedad y Servicios de La Nación. Graduado de Periodismo en la Universidad Latina. Escribe sobre infraestructura y transportes.

Ver comentarios
Regresar a la nota