Sucesos

Recientes intentos de fuga en cárceles terminaron a balazos y con muertos

Actualizado el 16 de octubre de 2015 a las 08:38 pm

En el 2011 dos reos y un policía fallecieron en La Reforma cuando nueve reos intentaron escapar

En la cárcel de mujeres también se registran evasiones

Sucesos

Recientes intentos de fuga en cárceles terminaron a balazos y con muertos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Un joven de 21 años, recién ingresado al Centro de Atención Institucional Gerardo Rodríguez, se sumó a la lista de quienes arriesgan su vida al intentar fugarse de un centro penal.

Un robo agravado mandó a este vecino de Tejarcillos de Alajuelita a prisión por la vía del juicio de flagrancia, caracterizado por la rapidez con que se tramitan aquellas causas donde el sospechoso es sorprendido en pleno acto delictivo y la víctima lo denuncia.

El muchacho de apellidos González Ramírez, que ingresó a prisión el 9 de octubre, recibió un balazo en el pecho este viernes y fue trasladado al Hospital de Alajuela.

La muerte del recluso John Marcos Martínez Gómez, la madrugada del jueves 23 de julio es otro ejemplo de fugas frustradas. Ese caso ocurrió en la cárcel La Marina, en San Carlos y es algo a lo que se exponen los reos en casos de evasión.

El 23 de julio John Martínez, de 23 años, quedó sin vida a escasos 30 metros de la malla de seguridad, mientras que su cómplice José Ramón Jirón Morera pudo avanzar casi cuatro kilómetros antes de ser recapturado.

Jirón podría estar hasta dos años más tras las rejas. El hombre llegó a pedir comida a una lechería sin percatarse de que el dueño había visto su foto en las noticias, por lo que lo entretuvo mientras su hija llamó al 9-1-1.

El recapturado esa vez es nicaragüense y había ingresado a prisión en junio del 2014 por un delito de violación y otro de incumplimiento de medidas de protección.

LEA: Policía captura a reo y otro muere en fuga de cárcel La Marina en San Carlos

Las alarmas funcionaron y, gracias a ellas, se frustró la fuga. Reynaldo Villalobos, director de Adaptación Social, lamentó esa vez la muerte de Martínez.

El funcionario dijo que los privados de libertad usaron algún tipo de punzón o platina para hacer un boquete en el cielo raso y cortar otras estructuras.

Aunque en ese pabellón hay 258 personas, no hubo otros que intentaran escapar.

De acuerdo con Villalobos, este año solo se tiene registrada esa fuga. Ocurrió el martes 5 de mayo de la cárcel Sandoval en Limón, cuando Javier Flores Pastrán, condenado a 10 años por violación se escapó cuando llevaba tres años preso. Desde entonces se desconoce su paradero.

PUBLICIDAD

Al igual que en el intento de fuga de este jueves, Flores esperó las horas de la madrugada. El reo quitó unas celosías y huyó por cerros cercanos, aprovechando que estaba en un ámbito de confianza.

Johel Araya murió semanas después de que intentó fugarse de La Reforma.
ampliar
Johel Araya murió semanas después de que intentó fugarse de La Reforma. (Archivo/)

En el 2011 otras tres personas fallecieron en un intento fallido de un grupos de peligrosos reclusos por recuperar la libertad.

Johel Araya estuvo a punto de lograr segundo escape. El 11 de mayo del 2011 Johel Araya, un "viejo conocido" de las autoridades, protagonizó una de las tentativas de fuga mejor planificadas. Esa vez murieron dos reclusos y un policía.

Araya, quien estaba preso por varios delitos como robos agravados y homicidios, había participado en otra fuga de La Reforma en el 2006. Tres años después, el Tribunal Penal de San José le dictó 45 años de cárcel por homicidio calificado, robo agravado, cuatro privaciones de libertad agravada y un delito de evasión agravada.

Además de Johel Araya Ramírez, se condenó por la fuga del 2006 a Douglas Quirós Happer, reconocido cómplice de Araya y a otras cinco personas. Esa vez falleció un policía penitenciario. Los fugados contaban con celulares, seguetas, armas de fuego y armas punzocortantes.

Rehenes y cómplices. Cuando Johel Araya intentó fugarse por segunda vez de La Reforma tenía todo bien planificado.

Los reos habían alquilado una casa donde pensaban esconderse los primeros días. Además, contaban con un vehículo que los esperaba afuera y tenían armas dentro y fuera de la prisión.

Se demostró, en un juicio posterior, que tuvieron la complicidad de funcionarios penitenciarios y que usaban celulares y hasta un radio de comunicación. Dos semanas después de esa fallida huida, Araya, de 45 años, murió en su celda a causa de una golpiza que le propinaron unos custodios.

El policía penitenciario Mario Antonio Castro Vindas, fue condenado en marzo de este año a descontar 29 años de prisión por ayudar en ese intento de fuga. Otros cinco policías fueron sentenciados con penas entre dos y 13 años de cárcel.

Los fallecidos esa vez fueron Erlyn Hurtado Martínez –condenado por la masacre de nueve personas en el Banco Nacional de Monteverde en el 2005 y Johnny Rodríguez Moya, quien ya había intentado fugarse del penal en el 2006, así como el oficial de la Policía Penitenciaria Francis Moisés Morales Fallas, de 39 años.

PUBLICIDAD

Los delincuentes utilizaron a varios funcionarios del penal como “escudos”.

En carro del ICE. El 3 de octubre de 1994, cuatro sujetos escaparon de La Reforma en un carro del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE). Eran las 12:40 p. m. cuando funcionarios de esa institución se desplazaban por diferentes ámbitos para recoger las monedas de los teléfonos públicos.

Cuando estaban frente al ámbito A, fueron sorprendidos por cuatro sujetos que portaban un arma hechiza.  Con ella hirieron al chofer del vehículo, se apropiaron del carro y tomaron rumbo al portón principal, el cual embistieron y derribaron.

El carro lo dejaron abandonado en las cercanías de La Guácima. Los evasores fueron José Paniagua, quien descontaba cinco años por robo agravado; Alfonso Ramírez, sentenciado a 25 años por homicidio calificado; Wálter Valverde, quien descontaba 15 años por tenencia de droga y robo; y Rafael Llerena, quien descontaba 23 años por robo agravado.

La noche de ese lunes, vecinos de Ciruelas alertaron a la Policía sobre la presencia de varios sujetos. A las 8:30 p. m. se logró la captura de Ramírez sobre la línea del tren y una hora después se detuvo a los otros tres.

Túnel. El 18 de febrero de 1993 dos reos se fugaron de La Reforma, Alajuela. Esa vez los reclusos Edwin Chavarría Salgado y Wálter Cortés Quesada cavaron un túnel que iba desde la celda a una tapia en las afueras del centro, luego usaron una cuerda para saltar el muro. Para construir el conducto necesitaron más de ocho días de trabajo.

En esa ocasión fueron destituidos dos guardas.

Los sujetos fueron recapturados 36 días después en Paso Ancho, San José.

María Félix Bejarano requería custodia fuerte en los juicios. Una vez agredió a la directora de Adaptación Social en uno de ellos.
ampliar
María Félix Bejarano requería custodia fuerte en los juicios. Una vez agredió a la directora de Adaptación Social en uno de ellos. (Archivo)

La reina de las fugas. En el caso de fugas de mujeres, las lidera María Félix Bejarano Sandino,  quien registra 16 condenas y al menos siete fugas de prisión.

Conocida por los robos a viviendas donde solicitaba trabajo, Bejarano cayó desde la década de los 70's en manos de las autoridades. Para fugarse la mujer, de origen nicaragüense, llegó incluso a pagar hasta ¢1 millón a vigilantes del centro penal El Buen Pastor.

En 1996 los vigilantes le abrieron la puerta metálica de su celda de máxima seguridad y dos portones de otros dos pabellones.

Muchas de las fugas que protagonizó en los años 80's fueron en las antiguas comisarías.

LEA: María Félix descuenta pena en casa por padecer cáncer

Una enfermedad grave que la aquejó hace pocos años permitió que le dieran casa por cárcel, por lo que cumple su más reciente sentencia bajo esa condición.

Boquete en muro. En 1993, varias reclusas abrieron un boquete en un muro de la lavandería en la cárcel de San Sebastián. Esa vez se fugaron Mirna Álvarez Aguilar y Xinia Flores Flores, esta última fue recapturada el mismo día.

Álvarez descontaba cinco años de prisión por robo.

Un año antes, en setiembre de 1992, se escapararon de esa cárcel la narcotraficante colombiana Clara Elena Cano Hernández y la homicida Carmen Hernández Hernández. Ambas cayeron en manos de la Policía tres meses después.

Colaboraron el corresponsal Edgar Chinchilla y el Centro de Documentación de La Nación.

  • Comparta este artículo
Sucesos

Recientes intentos de fuga en cárceles terminaron a balazos y con muertos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Hugo Solano

hsolano@nacion.com

Periodista de Sucesos

Periodista en la sección de Sucesos y Judiciales. Licenciado en Ciencias de la Comunicación Colectiva de la Universidad de Costa Rica.

Ver comentarios

Noticias Relacionadas

Regresar a la nota