Sucesos

Justicia promueve trabajo en cárceles

Reo velará por su bebé con artesanías que hace en prisión

Actualizado el 21 de junio de 2012 a las 12:00 am

600 privados producen en talleres; 350 colaboran con empresas privadas

Ministerio creó programa para que otras compañías usen esa mano de obra

Sucesos

Reo velará por su bebé con artesanías que hace en prisión

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Dentro de dos meses, el reo Leonardo Solano, de 26 años, se convertirá en padre por primera vez.

Él está recluido en el centro penitenciario Cocorí, en Cartago. De lunes a viernes, el joven elabora artesanías en el taller que existe dentro del penal.

Ahora afirma que con el dinero de la venta de sus productos velará por su hijo. “Lo que se pueda (comprar), la ropita, un encierrito. Es duro”, expresó el joven.

“Las cosas que se producen se sacan el día de la visita y se venden. O uno los manda con algún familiar”, relató Solano.

Como Leonardo, unos 600 privados de libertad laboran en talleres.

Otros 350 reos colaboran directamente con seis empresas, bajo la modalidad de “ocupación productiva remunerada”. Uno de ellos es German Solano, quien fabrica bolsos y otros artículos de la marca To para la empresa Red Letter S. A.

En ese sistema, las compañías les retribuyen con un monto similar a un salario base.

Precisamente ayer, el Ministerio de Justicia creó un programa de cooperación empresarial, con el cual busca reclutar a otras firmas.

Mejoras. Fernando Ferraro, ministro de Justicia, detalló que la entidad cuenta con $70 millones que provienen de un préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para invertir en infraestructura. “El dinero nos permitirá abrir 2.700 nuevas plazas, bajo la modalidad de unidades productivas. La idea es replicar ahí el modelo de las seis empresas”, dijo.

“Con los talleres muchas veces cuesta vender las artesanías, pero con las empresas ya son productos que tienen un mercado determinado”, agregó Ferraro.

Las otras cinco firmas que emplean mano de obra de privados de libertad son Ampo Limitada, Empaques Universal, Servicios Ecológicos, Suttle Costa Rica y Yanber.

Mente ocupada. Leonardo Solano ingresó a la cárcel en el 2008, condenado a 30 años de prisión por el delito de violación. Él asegura que fue un conocido suyo quien obligó a dos jóvenes a tener relaciones sexuales, pero a él lo inculparon.

Hace nueve meses, su hermano –también preso– lo recomendó para trabajar en el taller. Desde entonces, dijo el joven, mantiene la mente ocupada y está enfocado en laborar para cuidar de su hijo.

  • Comparta este artículo
Sucesos

Reo velará por su bebé con artesanías que hace en prisión

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota