Sucesos

Madre, indignada porque ni Fiscalía ni OIJ recibieron denuncia

Perro zaguate deja grave marca en rostro de niña de 3 años

Actualizado el 03 de diciembre de 2012 a las 12:00 am

Menor jugaba con hermana frente a la casa y animal de vecino la atacó

Madre asegura que dueño del perro no se ha hecho responsable

Sucesos

Perro zaguate deja grave marca en rostro de niña de 3 años

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Siete puntadas marcaron el fino rostro de Ashley. Ella es una niña coqueta, de tres año y medio, que desde el miércoles lleva en su frente la huella de la mordedura de un zaguate. En la cabeza también se moldeó uno de los colmillos del animal.

Todo ocurrió mientras la menor jugaba, hacia las 6 p. m., con su hermana mayor –de siete años– y otros vecinos frente a su casa en San Rafael de Alajuela.

Adriana Mijares, madre de las niñas, recuerda que ella las vigilaba a través de la ventana cuando de pronto escuchó los gritos de sus hijas porque el perro de un vecino que andaba suelto se lanzó sobre una de ellas.

“Yo no vi que el perro fuera hacia ellas y atacara a Ashley. Cuando las dos vinieron corriendo, ya Ashley tenía la cara llena de sangre...”, recordó.

Sacarle las palabras a la niña después de lo ocurrido no es fácil; es más, ella no habla del tema cuando su madre intenta sondear cómo pasó todo.

Sin embargo, los ojos de la pequeña expresan el temor de haber tenido tan cerca el hocico del agresivo perro. Ahora, cada vez que Ashley duerme, se despierta de repente muy asustada.

En los últimos días, el perro ha estado desaparecido. No se le ha vuelto a ver. Mijares asegura que el dueño del animal tampoco ha dado la cara.

La madre indicó que, justo después de la mordida, el dueño del animal, de quien solo conoce el nombre, llegó a ver qué pasaba y le dio un par de consejos: calmarse y lavarle la cara a Ashley.

“Él (el vecino) se me acercó para verle la herida, pero no se imaginó que fuese tan grande”, dijo.

Desesperada, llevó a su hija al Hospital San Rafael, donde una doctora cosió la herida.

Sin respuesta. Al día siguiente, esta madre atravesó con su hija las puertas de los Tribunales de Justicia de Alajuela para abrir un proceso en la Fiscalía contra el dueño del perro.

En su voz se le nota la molestia y, en el rostro, la indignación, pues allí no recibieron la denuncia.

PUBLICIDAD

“Me atendió una fiscala que se llama Tatiana y no me quiso aceptar la denuncia porque me explicó que el descuido del animal ocurre, si el portón se abre y el perro se escapa y muerde a la niña, o si el perro está amarrado en la casa y se sale.

”Yo entonces le dije a ella: ‘¿Cómo se llama eso de que el perro está constantemente suelto y puede atacar a mi hija a toda hora, y que ella no pueda jugar? ¿Están esperando a que el perro mate a la niña?’”, expresó.

En el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) tampoco recibieron la denuncia. Según cuenta Mijares, la mujer que la atendió e n el OIJ habló con la fiscala y le recomendaron ir al Juzgado Civil a reclamar daños y perjuicios.

“Para mí no ha sido fácil verle a la niña esa cicatriz. No lo acepto. Tener un perro es como tener un hijo, hay que hacerse responsable de lo que hagan.

”Lo que quiero es que el dueño se haga responsable. No es posible que él tenga un perro suelto, muerda a mi hija y a ella le quede una cicatriz para toda la vida y él quede como si nada”, reclama.

El artículo 130 bis del Código Penal castiga con prisión de seis meses a un año a quien suelte a un animal peligroso con evidente descuido y este cause daño físico a otra persona.

Consultado por La Nación , el abogado penalista Henry Vega asegura que la Fiscalía está obligada a recibir las denuncias de los usuarios para que sea un juez el que determine si existe delito.

Ese criterio fue compartido por la jueza pensionada Dunia Chacón, quien explicó: “Uno no puede ad portas no recibir una denuncia. No se puede hacer verbalmente, todo debe quedar documentado. Primero, se recibe la denuncia y, después, se ve si hay mérito para iniciar una investigación”.

Chacón añadió que el cobro civil por daños y perjuicios nace de una acción imputable a alguien, la cual no se discute en esta vía. “No podemos imputar al perro, pero sí al dueño”, expresó. Por esto, considera que la denuncia debió haberse recibido.

PUBLICIDAD

La madre contó que un médico que vio a la niña le recomendó que ella debía recibir una cirugía plástica correctiva antes de que la cicatriz avanzara.

Por eso, ayer en la tarde llevó a su hija al Hospital de Niños para ver si un cirujano plástico la podía atender. De lo contrario, aseguró que buscaría dinero para borrar la marca de la pequeña.

  • Comparta este artículo
Sucesos

Perro zaguate deja grave marca en rostro de niña de 3 años

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota