Sucesos

Cuatro nicaraguenses llegaron el domingo a la costa de Limón

Náufragos sobreviven cinco días en el mar solo con agua llovida

Actualizado el 13 de noviembre de 2012 a las 12:00 am

Extranjeros habían salido a pescar desde el lunes con comida para dos días

Motor de lancha se dañó mar adentro y viento los arrastró hacia el sur

Sucesos

Náufragos sobreviven cinco días en el mar solo con agua llovida

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                 | MAYELA LÓPEZ
ampliar
| MAYELA LÓPEZ

El capitán y los tres pescadores comieron las últimas boronas de pan. Era su segundo día mar adentro, a unos 50 kilómetros de la costa, y las pocas provisiones que habían preparado para un corto viaje de pesca se acabaron.

El motor de la lancha Lady Lourdes, en la cual salieron la mañana del pasado 5 de noviembre desde Corn Island (Isla del Maíz), en Nicaragua, se negaba obstinadamente a continuar impulsando la pequeña embarcación.

“Decidimos dejar que el viento nos llevara. Íbamos de norte a sur”, recordó ayer el capitán, Walbeth Campbell.

“Llevábamos alimentos para dos días. Nos quedamos sin comida desde el miércoles, estuvimos solo a base de agua de lluvia. Pusimos unos plásticos para agarrar agua y estar tomando”, narró ayer el líder del grupo, quien tiene 53 años de edad.

El domingo, a eso de las 4 p. m., un pedazo de tierra que vislumbraron a los lejos puso fin a una semana de agonía. Pedazos de madera y tapas de hieleras les sirvieron de remos para llegar hasta la orilla.

“En ese momento vimos el sol otra vez porque llovió toda la semana. Cuando vimos la playa, solo pensábamos en un coco para alimentarnos. Un muchacho nicaraguense que se llama Aníbal estaba ahí con una panga y nos dio comida”, añadió Campbell.

Ese día, el capitán, junto con los pescadores Marcos Moory, Juan Carlos Espinoza y Henry Hebert, llegó a tierra firme en Portete, Limón.

Ayer, en la delegación de la Fuerza Pública, los cuatro marineros contaron cómo sobrevivieron al mar.

Con cantos y oraciones. El mar se movía inclemente y las olas se dibujaban gigantescas, según narraron ayer los cuatro náufragos.

Día y noche vaciaron la lancha para que el agua no los hundiera.

En medio de ese trabajo, sus horas pasaron entre canciones “al Señor”, oraciones y hasta alguno que otro chiste.

“Para pasar el tiempo alegres, que se hacía eterno (...), solo que a veces venían las olas y la panga se iba de un lado”, recordó, entre risas, Moory, de 28 años de edad.

“Ya veíamos la muerte cerca. Yo le pedía a Dios que me perdonara mis pecados. Comencé a orar más y más: ‘Señor, ayúdenos, porque está fea esta cosa’”, agregó con una inmutable sonrisa en su cara y un característico acento afrocaribeño.

PUBLICIDAD

La misma sonrisa victoriosa lucían sus tres compañeros de viaje.

Contaron que su tierra es “un paraíso escondido”, en donde la pesca es la principal fuente de ingreso de los lugareños.

También dijeron que, desde hace unos seis meses, se unieron para pescar langosta y entregarla a una empresa recolectora.

Precisamente, cuando llegaron a suelo tico, cargaban 15 kilos de langosta podrida.

Camino a casa. Ayer por la mañana, los nicaraguenses ya habían enviado noticias de su ubicación a sus familiares.

Erick Calderón, subjefe de la Fuerza Pública de Limón, detalló que dos de los extranjeros recibieron atención médica por deshidratación y presión alta.

Agregó que las autoridades de Migración, en conjunto con el consulado de Nicaragua, ya gestionan el regreso de los pescadores a su país, aunque deberán, primero, arreglar la embarcación.

  • Comparta este artículo
Sucesos

Náufragos sobreviven cinco días en el mar solo con agua llovida

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota