Sucesos

Mujer asesinada en Cartago era testigo protegida y tenía prohibido entrar a la ciudad

Actualizado el 07 de mayo de 2012 a las 12:00 am

Sucesos

Mujer asesinada en Cartago era testigo protegida y tenía prohibido entrar a la ciudad

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

San José (Redacción). Xinia María Gómez Vega (40 años de edad), quien fue asesinada a balazos el domingo, en Cartago, tenía prohibido entrar al centro de esa ciudad.

La mujer pertenecía a un programa de protección de testigos, pues iba a declarar en un juicio que comenzará el miércoles,  por la muerte de su sobrino Randall Vega González. Los imputados son de apellidos Uva, Roses y Hernández.

Nils Ching, jefe de la Fuerza Pública de Cartago, confirmó que la mujer tenía protección. “Casos como el de ella están bajo el cuidado de la Fiscalía, que tiene varios programas. Nosotros hacemos monitoreos”, explicó.

“Ella vivía en el sector de Los Diques (en las afueras de la ciudad) y no podía ingresar”, añadió el oficial.

La muerte de Gómez, ocurrió frente a la casa de unos familiares, en El Carmen de Cartago.

Gómez conducía su vehículo, un Toyota Tercel, placa 482407, cuando recibió, al menos, cinco impactos de bala (en ventana y parabrisas), desde otro automóvil en movimiento.

Por esto, perdió el control del auto y chocó frente a la casa de unos familiares suyos.

Según informaron testigos a la Fuerza Pública, el sospechoso viajaba en un automóvil Honda Civic, de color gris. Además, indicaron que dentro de ese auto iba otro hombre de piel morena, alto y que vestía una suéter negra, quien huyó del lugar.

Ching indicó que la fallecida estaba relacionada con uno de los grupos de controlan el tráfico local de drogas.

De acuerdo con la información que maneja la Policía, entre los imputados por la muerte de Randall Vega también hay miembros de otros grupos narcos.

  • Comparta este artículo
Sucesos

Mujer asesinada en Cartago era testigo protegida y tenía prohibido entrar a la ciudad

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota