Sucesos

Centro de atención ubicado en La Mandarina, en Alajuela

Menores prenden fuego a casa del PANI y la dejan inhabitable

Actualizado el 22 de marzo de 2013 a las 12:00 am

Investigadores de incendios hallaron tres focos donde se iniciaron las llamas

Ocho muchachos que estaban en el albergue fueron reubicados

Sucesos

Menores prenden fuego a casa del PANI y la dejan inhabitable

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Unos menores prendieron fuego ayer a los dormitorios de un albergue del Patronato Nacional de la Infancia (PANI), en Alajuela, el cual fue declarado inhabitable.

El inmueble era un centro donde se atendía a ocho varones de entre 14 y 17 años, y se encuentra en La Mandarina del barrio San José, en Alajuela.

El fuego, que consumió un área de 80 metros cuadrados de una construcción de 290 metros cuadrados, se produjo a las 11:32 a. m. y fue controlado 16 minutos después por los bomberos de la estación de Alajuela.

Investigadores de Incendios del Cuerpo de Bomberos encontraron tres focos donde se inició el fuego. En un dormitorio había dos: un punto era ropa acumulada sobre una cama y el otro, colchones colocados en una esquina del aposento. En otro dormitorio, el fuego comenzó en un colchón puesto sobre un escritorio.

Los responsables de provocar el incendio no habían sido identificados. Tanto el Poder Judicial como el PANI informaron de que el caso quedó en manos de agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) y de la Fiscalía Penal Juvenil.

Patricia Hernández, funcionaria del PANI, dijo que los ocho varones fueron reubicados en otro centro, en calle Flores, en el barrio San José de Alajuela.

Antecedente. El albergue se ha caracterizado en los últimos meses por varios problemas.

Uno de los más serios se produjo el pasado 15 de diciembre, cuando los jóvenes provocaron destrozos porque no los llevaron al Festival de la Luz.

Esa vez, los muchachos quebraron vidrios de ventanas, tiraron documentos al suelo y esparcieron bolsas con basura, entre otros daños. Para apaciguar los ánimos, la Fuerza Pública envió un equipo antimotines.

Luego, los jóvenes siguieron cometiendo diversos actos vandálicos como lanzar piedras a carros, asaltar a transeúntes o meterse a las casas aledañas al albergue.

Durante este fin de semana, los incidentes aumentaron cuando rompieron los vidrios de seis buses de la empresa Transtuga S. A., cuyas unidades pasan frente a las instalaciones del albergue.

El PANI alegó que el problema se deriva de que son muchachos enviados por jueces penales juveniles, debido a diferentes situaciones, y tienen como antecedentes una conducta agresiva y la adicción a las drogas, además de que carecen de una familia que los reciba.

PUBLICIDAD

La entidad informó de que ese tipo de jóvenes requiere algún tipo de contención, y el albergue en La Mandarina es abierto y, por eso, los jóvenes pueden salir.

Precisamente, vecinos que solicitaron el anonimato manifestaron que los menores salían del centro y se sentaban a la orilla de la carretera, donde cometían “todo tipo de fechorías”.

El cuidador de una propiedad señaló que todos los días, a las 6 p. m., tiene que ir a topar a su hija, de 20 años, cuando regresa del trabajo, porque, al pasar por el centro, es víctimas de “amenazas y palabras vulgares”.

Otra vecina afirmó que el temor se traslada ahora a los vecinos de calle Flores. “Mi mamá vive a la par de ese centro y está empezando a tener problemas con la presión, pues piensa que se le van a meter a robar”, dijo la mujer, quien se quejó ante el PANI.

  • Comparta este artículo
Sucesos

Menores prenden fuego a casa del PANI y la dejan inhabitable

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Carlos Arguedas C.

carguedasc@nacion.com

Periodista de Sucesos

Periodista en la sección de Sucesos. Trabaja en La Nación desde el 2000 siempre en la cobertura de asuntos de Sucesos y Jurídicos.

Ver comentarios
Regresar a la nota