Sucesos

Juan Rafael Cambronero: ‘Me metieron un par de patadas en el estómago’

Actualizado el 09 de enero de 2013 a las 12:00 am

Sucesos

Juan Rafael Cambronero: ‘Me metieron un par de patadas en el estómago’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Pococí, Limón. Juan Rafael Cambronero, de 68 años de edad, vivió 30 minutos de terror al ser reducido a la impotencia por dos asaltantes armados y encapuchados que ingresaron antenoche en su casa en Colina de La Rita.

Este hombre, quien posee varias hectáreas de terreno, varias cabezas de ganado y es dueño de un centro turístico en la zona, contó la experiencia vivida el lunes alrededor las 6 p. m.

“Yo llegué a la casa de hacer unas compras en Cariari. Empecé a ver un programa de televisión en la sala y como a los 10 minutos siento un bombazo en la puerta. Nunca me imaginé que hubiesen despegado la puerta principal.

”Yo estoy a cinco metros detrás de la puerta y no me dieron oportunidad de nada. Dos hombres llegaron donde yo estaba; iban encapuchados. De una vez me golpearon y me amenazaron de que si gritaba me mataban.

”Estaban armados y venían buscando dinero. Yo les dije: ‘El dinero ya ustedes se lo llevaron hace un año’”, relató.

De hecho, esa es la tercera ocasión que a Cambronero lo atacan en su vivienda para robarle dinero y equipos electrónicos. El hombre tiene uno 27 años de vivir allí.

La primera vez ocurrió en enero del 2012 cuando varios hombres lo amarraron e intentaron llevarse lo mismo que le robaron anteanoche, pero los vecinos lo impidieron. Hace seis meses, volvieron a asaltarlo y se llevaron ¢2 millones.

Violencia. “Los hombres de una vez me tiraron al suelo, me golpearon la cara, me metieron un par de patadas en el estómago. Me dieron la vuelta y aprovecharon para ponerme las esposas y amarrarme a un poste en la cocina”.

”Me pusieron un trapo en los ojos para no verlos. Tuve la dicha de ver que uno andaba con botas. Comenzaron a pedirme las llaves del carro y de la casa. Cuando me niego a darles las de carro, me dicen: ‘Me da las llaves o si no se va a morir’, y me metieron el chopo en la boca.

”Yo les dije que se calmaran y les dije que (las llaves) estaban en la bolsa de una camisa. Pasó igual con el celular: como vieron el cargador, me dijeron que me matarían si no les daba el celular.

PUBLICIDAD

”Había uno que era muy violento, el otro era más tranquilo. Ellos no tenían la voz muy ronca, se oyen muy nuevos, son gente joven, de unos 25 a 30 años.

”Estuvieron media hora dentro de la casa. Uno le decía al otro que ya llevaban mucho tiempo. Empezaron a negociar entre ellos y mencionaron el nombre de alguien más. Me dijeron que solo venían por unas cositas y que el carro lo iba a encontrar botado después.

”Me solté a los cinco minutos de que ellos se fueron de ahí. Yo pude soltarme porque estaba ya sofocándome. Me habían amenazado de que si yo gritaba o me soltaba, alguien iba a estar ahí vigilándome. Yo les di cinco minutos de tiempo y a mí casi se me sale el galillo cuando tuve la oportunidad de gritar.

”A los 200 metros, me escucharon los vecinos. Uno de ellos vio el carro salir y dijo: ‘Este no es Juanra porque iba con las ventanas cerradas y casi se lleva la cerca de él mismo’”, relató.

En ese momento, Eliomar Ureña, llamó a la Policía para alertarla. Según contó, intentó seguir el vehículo robado con otro pariente, pero no lograron alcanzarlo.

Seguridad. Los asaltantes se llevaron una pantalla plana, un equipo de sonido, alimentos, bebidas y ¢80.000 en efectivo. Todo esto fue hallado luego por la Policía en una casa tipo búnker, sita en Los Ángeles, Cariari, que en apariencia pertenece a uno de los sospechosos.

Cambronero comentó que ahora pide apoyo a las autoridades para brindar más seguridad en la zona, ya que según él alguien ha estado espiándolo por vario tiempo. “Me duele mucho por los policías (que murieron) porque no todos son corruptos. Yo respeto mucho la autoridad y me duele por las familias de ellos”, aseguró.

  • Comparta este artículo
Sucesos

Juan Rafael Cambronero: ‘Me metieron un par de patadas en el estómago’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota