Sucesos

OIJ lo detuvo ayer en Paso Canoas

Jefe policial pasó de combatir el narco a ser su informante

Actualizado el 26 de octubre de 2010 a las 12:00 am

Agente habría recibido entre $1.000 y $2.000 por cada ayuda

Policía captura a seis personas y decomisa dos fusiles y siete vehículos

Sucesos

Jefe policial pasó de combatir el narco a ser su informante

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Paso Canoas, Corredores. Un jefe policial de la zona sur, otrora colaborador de las fuerzas antidrogas, cayó ayer en manos del OIJ como presunto informante de una organización narco que enviaba cocaína al Valle Central desde la frontera con Panamá.

El agente, de apellido Ortega (de 23 años), colaboró meses atrás en algunas pesquisas de la Policía de Control de Drogas (PCD), sobre todo en cuanto a movimiento de vehículos sospechosos por ese sector fronterizo.

“Al principio nos pareció una persona muy disponible. Ayudó varias veces con alertas en retenes, pero luego cambió.

“Eso nos llamó la atención. Por eso decidimos suspender el contacto. No cumplía con lo que le solicitábamos y a ratos se desaparecía”, contó un jefe de ese cuerpo antidrogas.

La PCD no emprendió investigación alguna en contra del oficial. Por el contrario, el nombre del policía le surgió al OIJ durante una pesquisa tendiente a golpear una célula narco que movilizaba, por semana, entre 20 kilos y 40 kilos de cocaína, “de acuerdo con la demanda del mercado”, contó un investigador.

Ortega ingresó a la Fuerza Pública el 2 de febrero del 2008. Pasó por la Academia Policial.

El ministro de Seguridad Pública, José María Tijerino, informó de que el agente era el jefe de un grupo de apoyo operacional (GAO).

Tenía seis hombres a su cargo. Los agentes judiciales lo hallaron en su lugar de trabajo, en el Comando Sur, tras ser detenido por sus superiores.

Barrida. Las autoridades vinculan a la célula narco a dos casos ocurridos en Atenas y Coto Brus.

El OIJ estima que el oficial no participó en los envíos de la cocaína, pero, al parecer, ayudó al grupo con información sobre movimientos policiales.

“Él no actuaba; este señor dejaba hacer (a los narcos). Lo compraron, es lo que podemos intuir. Así actúa el narco”, puntualizó el ministro Tijerino.

Los agentes del OIJ allanaron ayer seis inmuebles en La Cuesta, Paso Canoas y Ciudad Neily de Corredores.

Para evitar una posible fuga de información, los investigadores aislaron a los agentes del GAO y les solicitaron que mientras se llevaban a cabo las acciones, se abstuvieran de usar el teléfono.

PUBLICIDAD

El objetivo principal de la sección de Estupefacientes era un hombre de apellido Arias, conocido con el alias de Macho.

Los investigadores lo detuvieron en Paso Canoas. También arrestaron a dos de sus hijos, un hombre y una mujer. Ellos son de apellido Segura.

El OIJ aprehendió, además, a un sujeto de apellido Hernández, quien habría prestado colaboración financiera al grupo. El sospechoso es dueño de un restaurante.

Allí los investigadores decomisaron dos fusiles de gran poder: un M-16 y un AK-47. También hallaron una pistola.

Otro de los detenidos es de apellido Umaña. Los agentes judiciales lo capturaron en la ciudadela Tamayo (en La Cuesta de Corredores). Umaña ya ha sido investigado por infracción a la ley de psicotrópicos. En su casa, las autoridades hallaron un revólver 38.

El OIJ informó de que el policía Ortega recibía entre $1.000 y $2.000 por cada servicio brindado a los presuntos narcos.

Flotilla. Los agentes del OIJ se incautaron de siete vehículos: un Toyota Four Runner, un Chevrolet, dos Mitsubishi Montero Sport, un Honda y un Nissan Sentra B-16.

También decomisaron un cuadraciclo. “A mí no me sorprende (la captura del policía). Sabemos que el narco actúa de esa forma”, lamentó el ministro Tijerino.

  • Comparta este artículo
Sucesos

Jefe policial pasó de combatir el narco a ser su informante

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota