Sucesos

Detenidos ayer cinco costarricenses

Grupo ligado a apuestas cae por secuestrar a colombiano

Actualizado el 07 de junio de 2013 a las 12:00 am

Sospechosos pretendían obtener $700.000 por liberación de hombre

Foráneo fue obligado a firmar póliza de vida y entregar $15.000

Sucesos

Grupo ligado a apuestas cae por secuestrar a colombiano

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Cinco costarricenses fueron detenidos ayer por agentes del OIJ y la Fiscalía contra la Delincuencia Organizada como sospechosos del secuestro del empresario colombiano Andrés Navarrete Rodríguez, de 44 años.

El extranjero es el propietario de la compañía Addictive 4U, dedicada a la promoción de conciertos, eventos y espectáculos deportivos.

La aprehensión de los sujetos ocurrió luego de que se allanaron varias viviendas en San Pablo y San Rafael de Heredia, Santa Ana, Río Grande de Atenas, La Guácima de Alajuela y un centro de apuestas ( sportsbook ), en Heredia centro.

Los detenidos responden a los apellidos Seevers, de 42 años (líder del grupo), Echandi (39), Masís (39), Barberena (30) y Kahle (40).

El secuestro se remonta al pasado 6 de mayo, luego de que los sospechosos citaron a Navarrete en un hotel de lujo, en Escazú, donde discutirían la forma en que el empresario les pagaría una cuantiosa suma que les adeudaba.

La cantidad, según el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) y la Fiscalía, era de $1.400.000 (¢705 millones), dinero que les debía desde meses atrás por un negocio que realizó con los hoy detenidos por el secuestro extorsivo.

Horas de horror. Al no llegar las partes a un acuerdo, los acreedores, mediante engaños, llevaron a Navarrete a una vivienda, en San Pablo de Heredia, donde fue retenido por 27 horas, además de golpeado en repetidas ocasiones y hasta torturado con un chuzo eléctrico.

Durante ese tiempo, los sujetos llamaron a familiares de Navarrete en su natal Colombia y les exigieron la suma de $700.000 a cambio de su liberación.

Como no lograron obtener el dinero, obligaron al empresario a firmar varios documentos, entre estos una póliza de vida con una aseguradora estadounidense.

Según lo denunciado por Navarrete, sus secuestradores le dijeron que “valía más muerto que vivo”, pero que, a partir de ese momento, debía cumplir con varias condiciones a cambio de seguir con vida.

Una de ellas fue entregar los pasaportes de sus hijas y $15.000 (¢7,5 millones) en efectivo.

También debía trabajar en el sportsbook durante un tiempo indefinido, mientras conseguía los recursos para pagar la deuda.

Con funciones claras. La Fiscalía contra la Delincuencia Organizada señaló a Seevers como el “líder del grupo criminal” y titular de la deuda contraída por el colombiano.

PUBLICIDAD

Además, se le atribuye la coordinación con sus cómplices para llevar a cabo el secuestro y tratar de cobrar la deuda, y se habría encargado de amenazar a la víctima y amedrentarla por medio de mensajes de texto y llamadas, antes y después del secuestro.

Por otra parte, de acuerdo con la Fiscalía, Seevers habría obligado a Navarrete a hacer transferencias electrónicas de dinero desde sus cuentas a otra que tenía uno de los detenidos.

En el caso de Barberena, este fungía como socio directo de Seevers. Al parecer, fue el que trasladó al colombiano, el 6 de mayo, desde el hotel hasta la vivienda donde permaneció retenido. Por otra parte, Masís habría custodiado a Navarrete durante su cautiverio y lo habría agredido físicamente.

Echandi, supuestamente, colaboró con la logística y puso su casa a disposición del grupo.

Kahle, en su calidad de abogado, confeccionó y tramitó los documentos firmados por la víctima.

  • Comparta este artículo
Sucesos

Grupo ligado a apuestas cae por secuestrar a colombiano

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Carlos Láscarez S.

clascarez@nacion.com

Periodista de Sucesos

Periodista en la sección de Sucesos y Judiciales. Labora en Grupo Nación desde el año 2004.

Ver comentarios
Regresar a la nota