Sucesos

Vecina de Santa Cruz se agravó el jueves tras las inundaciones

Diabética vence el temporal sobre la pala de un cargador

Actualizado el 20 de octubre de 2012 a las 12:00 am

Al igual que ella, 1.535 personas sufrieron por el exceso de lluvias

307 casas tienen algún daño en este cantón guanacasteco

Sucesos

Diabética vence el temporal sobre la pala de un cargador

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Luego de cuatro horas de trabajos con una retroexcavadora para construir una vía provisional, vecinos de Paso Hondo de Veintisiete de Abril, en Santa Cruz, Guanacaste, rescataron ayer a una mujer diabética que el jueves se agravó tras saber de las inundaciones en este cantón guanacasteco.

La paciente Rita Rojas Sandoval, de 48 años, comenzó a sufrir vómitos, fiebre y dolor de cabeza desde la tarde del jueves, lo que hizo temer a su esposo, Leandro Leal López, otras consecuencias.

Empero, debido a que el río Pilas se llevó cerca de 30 metros de la carretera, no pudieron sacarla hacia un centro médico; no fue sino hasta ayer, gracias a la retroexcavadora, que la movilizaron unos 100 metros para rescatarla.

La mujer, sentada en una mecedora colocada en la pala de la máquina y acompañada por familiares y vecinos, pasó el río, hasta llegar a donde los socorristas José Leonel Vásquez y Luis Gerardo Vásquez, de la Cruz Roja de Santa Cruz, quienes la trasladaron a la clínica local y luego al Hospital La Anexión, en Nicoya.

El caso de esta mujer sirve de ejemplo para mostrar las dificultades que desde el miércoles en la madrugada pasan 1.535 personas que, según cifras de la Cruz Roja de Santa Cruz, resultaron afectadas por las inundaciones.

Asimismo, se informó de que un total de 307 viviendas fueron anegadas y dos de ellas destruidas. Se trata de las casas de una mujer de apellido Moreira, en el barrio Santa Cecilia, y la de Freddy Noguera Bustos, en barrio Los Camareno, ambas localidades en Santa Cruz. Esas viviendas se encontraban construidas a la orilla del río Diriá.

Precisamente, Freddy Noguera dijo que por ahora está en un albergue, pero con un salario de ¢25.000 a la semana nunca podrá comprar un lote y construir una nueva casa en algún otro lugar de este cantón.

Ceden las lluvias. El rescate de Rita Rojas, una mujer que desde hace cuatro años padece de diabetes y ya sufrió la amputación de una extremidad, se dio luego de que el nivel del agua de los ríos bajó y permitió a los vecinos salir hacia comercios para comprar alimentos.

PUBLICIDAD

En este cantón se desbordaron 11 ríos, siendo el Diriá, el En Medio, el Arenal y el Cañas los que mayores problemas causaron.

Hasta ayer se contabilizaban 16 comunidades con problemas de acceso. Una de ellas es Cacao, en el distrito Veintisiete de Abril, donde el río Seco destruyó el camino.

La gente debía caminar ayer por potreros y luego pasar por un puente de hamaca y así llegar hasta Veintisiete de Abril.

En Santa Cruz se mantienen abiertos 11 albergues, tres de ellos en casas grandes; los otros están en escuelas y salones comunales. En total, son 488 personas albergadas. Miguel Brenes, de la Cruz Roja, manifestó que los centros de atención se mantendrán abiertos, posiblemente, todo el día de hoy, y que, según se comporte el tiempo, se permitirá a las familias regresar a sus casas.

Paralelamente, el Instituto Meteorológico Nacional (IMN) informó de que el sistema de baja presión que afecta el país se mantiene estacionado en el Caribe costarricense.

La entidad comunicó que durante la noche del jueves y el amanecer del viernes el fenómeno perdió intensidad y las lluvias disminuyeron significativamente, dándose en forma intermitente.

  • Comparta este artículo
Sucesos

Diabética vence el temporal sobre la pala de un cargador

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Carlos Arguedas C.

carguedasc@nacion.com

Periodista de Sucesos

Periodista en la sección de Sucesos. Trabaja en La Nación desde el 2000 siempre en la cobertura de asuntos de Sucesos y Jurídicos.

Ver comentarios
Regresar a la nota