Sucesos

Autoridades y clínica insisten en que hay estrictos controles

Actualizado el 19 de junio de 2013 a las 12:00 am

Sucesos

Autoridades y clínica insisten en que hay estrictos controles

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ni los jerarcas de Salud a nivel nacional ni las autoridades de un centro médico privado ni expertos en trasplantes, se explican cómo en el país se presentan casos de presunto tráfico de órganos, máxime cuando –según dijeron algunos– hay estrictos controles para evitar esas situaciones.

Así reaccionaron representantes de entes públicos y privados del sector salud luego de que este martes el Ministerio Público allanó una clínica privada, la jefatura de Nefrología del Hospital Calderón Guardia (HCG) y una casa de habitación, para desarticular una banda que aparentemente contactaba a costarricenses para vender sus órganos en el extranjero, específicamente en Israel y otros países de Europa.

Las acciones judiciales también incluyeron dos detenciones: la del jefe de Nefrología del HCG, Francisco José Mora Palma, y una funcionaria de Fuerza Pública; el primero como sospechoso de liderar el grupo y la segunda como su contacto para buscar a posibles donantes.

Ileana Balmaceda, presidenta ejecutiva de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), manifestó, en la Casa Presidencial, donde participaba en una conferencia de prensa, que “no es que sea imposible (el tráfico de órganos), pero sí poco probable un caso de esos dentro de la institución”.

Agregó que en la Caja se llevan gran cantidad de controles sobre las listas de donantes y de quiénes necesitan un órgano.

Sobre ese particular, el fiscal general, Jorge Chavarría, expresó que ampliarán la investigación para determinar si más funcionarios de la Caja están implicados en este caso de tráfico.

La ministra de Salud, Daisy Corrales, estimó que “el tema no puede magnificarse si no tenemos las pruebas suficientes”, aunque luego señaló que se deben “revisar los controles que existen”.

Para Clive Montalbert, experto en trasplante de hígado y uno de los más insistentes denunciantes de que en el país hay tráfico de órganos, lo sucedido mancha la “increíble historia positiva de trasplantes” de que goza Costa Rica.

El médico se mostró “impactado” por la detención de su colega Francisco José Mora. “Siempre le duele a uno cuando una persona que uno conoce esté metida en eso”, comentó.

Otro sector. El fiscal general anunció ayer que tres de los casos que tienen registrados de cirugías producto del supuesto tráfico de órganos se hicieron en la Clínica Bíblica y el Hospital Hotel La Católica.

PUBLICIDAD

Jorge Cortés, director-médico del Hospital Clínica Bíblica, rechazó ese señalamiento y dijo que, más bien, sus controles son estrictos. Descartó que el nefrólogo Mora tenga consultorio allí, aunque ve probable que haya participado en cirugías.

No obstante, explicó que analizan, caso por caso, todos los trasplantes para determinar si hubo algún procedimiento incorrecto.

Ayer se intentó durante todo el día tener el criterio del director del Hospital Hotel La Católica, Víctor Pérez Ayala, pero se informó de que estaba en reuniones con agentes de la Policía Judicial.

Al final de la tarde se volvió a llamar a Pérez, pero desde la Gerencia informaron de que no se referirán al caso. Colaboró Diego Arguedas

  • Comparta este artículo
Sucesos

Autoridades y clínica insisten en que hay estrictos controles

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota