En el gimnasio y en sillas colocadas bajo toldos, transcurrió la visita a los reos

Por: David Delgado C. 29 marzo, 2014

Por primera vez, en décadas, un grupo de 997 visitantes no encontraron covachas en su visita a reclusos de La Reforma, este sábado por la mañana, en San Rafael de Alajuela.

Durante años, este tipo de carpas instaladas por algunos reos propiciaron actividades delictivas, como venta de drogras, armas, celulares y prostitución, según el Ministerio de Justicia.

Así, lo informó este viernes La Nación en el reportaje, Ministerio de Justicia elimina negocio de covachas en La Reforma.

Este sábado, las autoridades de entidad carcelaria designaron un espacio en el gimnasio e instalaron toldos con mesas sillas para ofrecer espacios adecuados para las visitas de los fines de semana.

El director del centro, Rodolfo Ledezma, explicó que el ambiente ha sido muy tranquilo y los familiares de los presidiarios están satisfechos del cambio.

Este sábado por la mañana, los amigos y familiares de reclusos compartieron con ellos en espacios ordenados por las autoridades de La Reforma.
Este sábado por la mañana, los amigos y familiares de reclusos compartieron con ellos en espacios ordenados por las autoridades de La Reforma.

Sin embargo, la medida causó descontento entre algunos reclusos, quienes, al parecer, obtenían ganancias con el alquiler de las covachas a ¢10.000, cada una.

Ante la amenaza de que causaran desorden, las autoridades asignaron a 400 oficiales penitenciarios para vigilar la visita de este fin de semana.

Quejas durante la visita. Algunos privados de libertad y familiares externaron molestias con los nuevos espacios al señalar que, por ejemplo, en el gimnasio había palomas en el techo que dejaron caer cuitas sobre ellos.

También, hubo molestias por las ráfagas de polvo mientras estaban en las mesas y sillas, bajo los toldos instalados en un área de los patios.

No obstante, los nuevos espacios ofrecieron asientos cuando, antes, los visitantes debían pagar un monto por un banco o una silla.

Además, al estar en espacios abiertos, la policía tuvo mayor control de los movimientos de los reclusos.

Para esta tarde, se espera otro grupo de visitantes de 1 a 5 p. m, tras la jornada matutina, de 8 a. m. a 12 m.

Etiquetado como: