Somos Célebres

Pastelería Merayo continúa con su herencia familiar

Actualizado el 01 de febrero de 2017 a las 11:24 am

Augusto Merayo abrió la primera pastelería en Turrialba y con ella creó la herencia que le dejaría a sus cuatro hijos

Somos Célebres

Pastelería Merayo continúa con su herencia familiar

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El aroma de los hornos de la pastelería Merayo son fruto del esfuerzo de un hombre que consolidó su negocio, en tierras turrialbeñas, a principios de los años veinte.

Augusto Merayo llegó a Costa Rica procedente de España, para instalarse en Turrialba, donde puso en práctica sus conocimientos en pastelería y panadería y su visión empresarial.

Así, abrió la primera pastelería Merayo, en 1926. Su hermano Antonio se incorporó pronto a esta iniciativa.

En ese cantón, Merayo consolidó la empresa, donde permaneció hasta su muerte.

Luego, sus cuatro hijos, Augusto, Antonio, Gerardo y Fernando, continuaron con el negocio.

En 1955, tras la muerte de Augusto, su esposa Lidia Hernández y sus hijos se mudan a San José.

Seguir los ideales empresariales era la consigna y, en 1970, abren la primera pastelería josefina, frente al Banco Central.

Cuatro años más tarde, se inaugura la segunda, en las cercanías del Hospital San Juan de Dios.

La marca ofrece a sus clientes amplio surtido de queques y postres, como torta chilena, tres leches, arrollados, flanes y pie de limón. (Pastelería Merayo para SC. )

Hoy en día, al igual que en el pasado, ofrecen productos de calidad, cuya característica principal es que son elaborados a diario y no se utilizan preservantes para conservar el sabor natural que siempre los ha identificado.

Con el paso del tiempo, sus clientes los buscan por el sabor del tradicional pan casero, el queque seco y los arreglados de carne, comenta Fernando Merayo, uno de los herederos de la empresa.

Él destaca que las recetas originales todavía se mantienen y, poco a poco, cada uno de los hijos elaboró las propias. En 1979, los hermanos decidieron independizarse y cada uno estableció su propio negocio bajo la marca Merayo.

De esa manera, la pastelería en el Banco Central es propiedad de Augusto; la del San Juan de Dios de Antonio; la que se encuentra en Curridabat de Fernando y Gerardo abrió una en Turrialba.

Para este 2017, no descartan aumentar la gama de productos y el menú ejecutivo en algunos locales. (Merayo para SC.)

En total, los cuatro hermanos, poseen hoy 17 sucursales distribuidas, principalmente, en el Valle Central.

Todos ellos, y la tercera generación, están convencidos de que el secreto de su negocio es mantener la calidad y la tradición que los caracteriza desde hace años, así como un producto 100% artesanal, y con materia primera costarricense.

"Nuestra misión es ofrecer productos de pastelería, panadería y cafetería a un precio justo, mediante servicio de calidad, en un ambiente agradable", dice Fernando Merayo.

Contacto

Teléfono: 2272- 0081

Facebook: Pastelería y Panadería Merayo

Web: www.merayocr.com

  • Comparta este artículo
Somos Célebres

Pastelería Merayo continúa con su herencia familiar

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Neyssa Calvo

ncalvo@nacion.com

Periodista

Trabaja para la Mesa de Revistas y Suplementos desde hace tres años. Suma más de 22 años de experiencia. Es bachiller en Relaciones Públicas y egresada de la carrera de Periodismo de la Universidad Autónoma de Centroamérica (UACA).

Ver comentarios
Regresar a la nota